Archivo por meses: septiembre 2015

Analizando el balance de una empresa – el activo circulante (IV)

Continuando con posts anteriores, nuestro siguiente paso es analizar la cuenta de clientes. Esta partida del activo refleja las deudas que los clientes tienen con la empresa por la compra de sus productos o por su prestación de servicios.

La capacidad de generar efectivo de una empresa depende de la calidad de sus cuentas a cobrar. De nada sirve vender mucho si luego no se puede cobrar.

En general, es más fácil valorar la cuenta de clientes que la de existencias, pues suelen estar documentadas (facturas, letras, recibos, certificaciones….) detallando nombres, importes y plazos, así como la calidad de los deudores. Además pueden existir compañías de seguros o caución que pueden asegurar el buen fin de los cobros.

La cuenta de clientes es el activo más líquido del balance – al margen de la tesorería claro – pues es el activo que está más cerca del fin del ciclo de actividad de la empresa.

create-865017_1280

Generalmente es una partida a corto plazo que las empresas suelen financiar con deuda a corto plazo, por eso una primera aproximación para analizar la cuenta de clientes es conocer los plazos de cobro de la cartera. Un método sencillo de calcularlo es poner en relación el saldo de clientes con el nº de días que tarda en cobrar. Como la cuenta de clientes se nutre de las ventas para su cálculo hacemos la siguiente ratio:

Clientes (incluye IVA) / Ventas netas (no incluye IVA) x 365.

Este ratio nos da el plazo de cobro de las facturas. No es una cifra “mágica” pues no hay un ratio “ideal” pero nos permite comparar a la empresa consigo misma respecto a otros años y si es posible con empresas del sector.

Ej: La empresa Crowd tiene un saldo de clientes de 250.000 € siendo sus ventas anuales de 1.200.000€ .Por tanto 250.000 / 1.200.000= 20,83% x 365= 76 días. Este es el plazo medio de cobro, desde que factura hasta que el dinero está en la cuenta del banco.

Puede que el balance de la empresa no refleje todos los clientes a cobrar, pues puede haber efectos descontados en bancos o ventas factorizadas. En ese caso habría que “engrosar” el saldo.

Diferencias sustanciales en los plazos de cobro de un ejercicio a otro hay que valorarlas.

Un incremento en el plazo puede implicar que la empresa facilita mayor plazo de pago a sus clientes (Oferta comercial, presión de la competencia, exigencia cliente,…). También un mayor plazo puede implicar que hay cartera que no se puede cobrar y la empresa no ha dado el paso de calificarla como dudoso o incluso provisionarla como impagado.

Una disminución implica menor plazo de cobro debido a descuento por pronto pago, posición dominante, o incluso que la empresa ha factorizado – vendido – su cartera de clientes.

En cualquier caso, los ratios financieros tienen limitaciones: ventas estacionales distorsionan (imaginar una empresa que fabrica hielo o juguetes) u operaciones de factoring, y algo muy importante: la cuenta de clientes debe reflejar las deudas de los clientes por operaciones habituales no extraordinarias. Cuando las empresas incluyen entre sus deudores a deudas que no son operaciones recurrentes o habituales todo se distorsiona Ej.: Un transportista vende un camión de su flota con pago aplazado.

Otro medio para valorar la calidad y viabilidad de cobro de la cartera de clientes es la provisión que dote una empresa para reconocer sus morosos. La dotación es un gasto en la cuenta de resultados y se abona en la cuenta de provisiones que aminora el saldo de clientes. No implica que sean clientes incobrables pero sí que hay dificultades. A las empresas les cuesta mucho dar el paso de provisionar pues es una disminución directa del beneficio y no siempre es deducible fiscalmente (Hacienda exige unos requisitos para ello).

Una vez analizadas las cuentas de existencias y de clientes tenemos definido el ciclo de conversión de caja de la empresa que se inicia con la compra de la materia prima y termina con el cobro definitivo del producto o servicio prestado.

El ciclo de caja de la empresa Crowd es de aproximadamente 142 días, 66 días de almacenamiento y fabricación y 76 de cobro. Este dato más adelante lo pondremos en relación con determinadas partidas del pasivo y veremos cómo deben encajar.

En próximos posts hablaremos sobre el pasivo.

Analizando el balance de una empresa – el activo circulante (III)

En un post reciente hablamos del activo fijo de las empresas. Hoy continuamos con el análisis del activo circulante.

¿Qué es el activo circulante? Son las partidas del activo que reflejan la transaccionalidad o ciclo de actividad habitual de la empresa. Lo que fabrica (existencias), lo que vende (clientes) y lo que cobra (efectivo).

También podemos definirlo como el activo de la empresa (coincide con el ciclo operativo) que se utiliza en la explotación durante un periodo de tiempo (generalmente un año) pudiéndose transformar en efectivo a corto plazo.

Siempre debemos recordar que cuando se realiza un análisis desde la óptica del prestamista es prioritario conocer la capacidad de transformar los activos en dinero. Si prestamos dinero hemos de saber la capacidad del prestatario para reembolsarlo y ya sabemos que los préstamos no se devuelven con beneficios (que siempre son deseables para conocer continuidad de la empresa) sino con liquidez (capacidad de generar efectivo o crédito para pagar).

Dentro de las tres grandes partidas del circulante (existencias, clientes y tesorería) hoy iniciamos existencias o también llamadas inventarios. La cifra de existencias refleja el saldo monetario del valor de las mercancías o productos para la venta de la empresa desde el momento de su adquisición hasta su venta. Incluye materias primas, productos semiterminados o en fase de producción y productos terminados listos para su venta. Es la parte del activo circulante puesto a la venta por la empresa (una camisa, una fresadora o un piso por una inmobiliaria)

Es un activo difícil de valorar, primero por su complejidad y en ocasiones ubicación. Además recordemos que si una empresa va mal uno de sus problemas puede ser que el producto no se vende bien, por tanto la valoración contable de las existencias puede diferir de su valor de mercado.

La cuenta de existencias se incrementa por las adquisiciones más el valor añadido que se le da al producto durante su fabricación y disminuye con las mercancías vendidas o que se dan de baja por deterioro u obsolescencia (provisiones).

¿Cómo valora una empresa sus existencias? Existen varios criterios:

  1. FIFO (First In First Out): Supone que los primeros productos que son fabricados /comprados son los primeros en venderse. Con este sistema el valor asignado a las existencias se aproxima bastante al valor de reposición o de mercado.
  2. LIFO (Last In First Out ) Presupone que los productos más recientes (comprados o fabricados) son los primeros en venderse. Ello implica que los artículos en existencias están valorados por debajo de su precio de mercado.
  3. Coste medio o por precio medio ponderado. Refleja un coste promedio entre FIFO y LIFO, asignando un coste medio a las existencias.
  4. Coste específico: Es aplicable cuando el coste de un artículo por su valor de fabricación o compra individualizado del bien, es conocido o de importe significativo.

Los sistemas de valoración dependerán de la actividad de la empresa, no es lo mismo un concesionario de coches o una inmobiliaria que un fabricante de tornillos.

Un segundo aspecto a valorar es el desglose de las existencias: materias primas, productos en curso de transformación o fabricación o productos terminados. En caso de liquidación la venta de los mismos será más fácil si son primas o si son terminados.

aislephotoLas existencias siempre deben tener una relación/proporción con el volumen de compras. Una variación importante en el volumen de existencias respecto a las compras nos debe hacer considerar qué está ocurriendo. Pueden haber muchas respuestas: acumulación especulativa ante una posible subida de precios, compras con importantes descuentos, esperada subida de ventas o simplemente que no se venden.

Hay ocasiones en que las empresas tienen unos procesos productivos que imposibilitan parar sus procesos (como, por ejemplo, el vidrio o perfiles de aluminio) aunque las expectativas de ventas no se cumplan.

Salvo con una presencia directa en los almacenes de una empresa es muy difícil para un analista conocer el volumen óptimo de existencia por eso debemos acudir a indicadores objetivos y el más sencillo es calcular las existencias respecto al “Coste de mercancías vendidas”(CMV) dato que obtendremos de la cuenta de pérdidas y ganancias. Este dato se puede transformar en días medios de estancia de las existencias en el activo de la empresa multiplicándolo por 365.

Ej: La empresa Almacenes Crowd tiene cifra de existencias por 450.000 € y un CMV de 2.500.000 €. Por lo tanto el porcentaje es del 18% (450.000/2.500.000) que calculado en días son 66 días (365 x 18%). Simplificando podríamos decir que la empresa tarda una media de 66 días en comprar, fabricar y vender sus productos o que sus productos están una media de 66 en el almacén.

Un incremento de existencias tiene una segunda derivada, como incremento de la cifra de beneficios, pero eso lo analizaremos cuando lleguemos a la cuenta de pérdidas y ganancias.

5 claves que necesitas saber sobre el crowdlending

El crowdlending está creciendo cada vez con más rapidez tanto para pymes como para particulares que buscan prestar o pedir prestado dinero y tiene el potencial de desafiar el dominio de las instituciones financieras tradicionales. En su forma más simple el crowdlending utiliza una plataforma online para conectar a prestatarios y prestamistas directamente, ¿todavía no lo has utilizado? Hoy te contamos las 5 claves que necesitas saber antes de utilizarlo:

yJl7OB3sSpOdEIpHhZhd_DSC_1929_1

1. Tú tienes el control

Además de ofrecer rentabilidades atractivas a nuestros inversores, estos tienen la habilidad de elegir qué importe quieren prestar desde sólo 50€, en qué empresas y a qué tipo de interés. En Grow.ly puedes ver en todo momento los estados financieros de la empresa a la que prestarás, para qué quieren el préstamo, las ofertas de otros usuarios e incluso puedes realizar tus preguntas a la empresa.

  1. Transparencia

Uno de los pilares de Grow.ly es la transparencia. En nuestras estadísticas puedes ver a tiempo real cuánto se ha prestado, a qué número de empresas, cuántos inversores hay registrados y nuestra tasa de morosidad, actualmente 0%, entre otros.

Además podrás ver en tiempo real lo que ofertan otros inversores y acceder a la información de las empresas a las que prestes no sólo antes de prestarles el dinero sino también cuando el préstamo ya esté formalizado, teniendo así siempre acceso a los datos sobre las empresas a las que has financiado.

  1. Marco regulatorio

La Ley 5/2015 de Fomento de la Financiación Empresarial, que regula las Plataformas de Financiación Participativa (PFP) ha sido finalmente aprobada y se ha publicado en el BOE el 28 de abril del 2015. Es una excelente noticia y en Grow.ly nos alegramos de ello pues desde un principio hemos participado activamente en el desarrollo de esta ley ya que consideramos es un elemento clave para aumentar la confianza de los inversores y conseguir plataformas más transparentes lo que redundará en una mayor visibilidad al sector. En este post podrás ver más detalles sobre la regulación.

  1. Riesgos

Cada operación publicada en la plataforma es revisada por Grow.ly con la información facilitada por la propia empresa y por una agencia externa, aceptándose sólo proyectos de empresas solventes y con capacidad de reembolso, actualmente Grow.ly tiene un 0% de morosidad.

No obstante, el capital prestado a través de Grow.ly no está garantizado y existe el riesgo de que los prestamistas no paguen de vuelta por lo que la decisión de prestar es siempre del inversor y él es quien asume el riesgo del buen fin de la operación. Por ello, debe hacer su propia valoración y análisis de la empresa, teniendo en cuenta que las circunstancias pueden cambiar y que ello podría implicar el impago total o parcial del préstamo.

  1. Diversificación, cómo mitigar el riesgo

Desde Grow.ly para mitigar el riesgo se recomienda que, tras decidir el importe a prestar, se haga repartiéndolo en varias empresas, de manera que no todo el dinero de un inversor esté en una sola empresa sino que esté diversificado. Así, incluso si hubiera un impagado, la posibilidad de perder dinero sería menor.

Asimismo, tu capital no recibe interés mientras esté sin prestarse por lo que en cuanto tengas dinero en tu cuenta te recomendamos que lo reinviertas de manera que no dejes de obtener rentabilidad por el mismo.

Puedes conocer más sobre Grow.ly pulsando aquí.

Grow.ly supera ya el millón de euros en préstamos

En Grow.ly ya hemos prestado más de 1 millón de euros a más de 30 pymes españolas. De este importe más de la mitad se han conseguido en los últimos 5 meses, observándose una clara y rápida evolución de la plataforma. Estos datos muestran no sólo cómo las empresas están acogiendo el crowdlending como una nueva alternativa a la financiación tradicional sino que también prueban que los inversores encuentran en el mismo una forma alternativa de obtener una rentabilidad atractiva ampliando así su portfolio de inversión.

Alcanzar estas cifras ha sido posible gracias a nuestros usuarios, personas disruptivas que están dispuestas a probar algo nuevo y prestar sus ahorros para que las pymes, el tejido empresarial del país, puedan seguir creciendo. Sin nuestros inversores y sin nuestras empresas el crowdlending no podría existir. Por ello, trabajamos continuamente para mejorar nuestro servicio y proveer una fuente de financiación ágil y transparente para ambas partes.

1

Actualmente las 37 empresas que han obtenido un préstamo a través de Grow.ly se han financiado a un tipo de interés medio del 5,83% manteniendo una morosidad el 0% con más del 40% de lo prestado ya amortizado. Si eres nuevo en Grow.ly puedes empezar prestando sólo 50€ y unirte así a la comunidad de más de 800 inversores que prestan todos los días.

En un mundo donde internet ha roto barreras y donde las personas cada vez tienen más poder para cambiar las cosas Grow.ly quiere convertirse en la nueva forma en la que las pymes se financian y en el lugar donde los inversores prestan a empresas obteniendo no solo rentabilidad por sus ahorros sino formando parte también del cambio, contribuyendo al crecimiento del tejido empresarial del país, las pymes.

Gracias a todos por formar parte de este crecimiento, vamos a por los dos millones.

Grow.ly, creciendo juntos.