Archivo por meses: octubre 2015

Analizando el balance de una empresa – el activo circulante (V)

Tras los posts anteriores el último apartado que nos queda por analizar del activo circulante de una empresa es el de la Tesorería.

La tesorería, llamada “efectivo y otros activos líquidos” así como “las inversiones financieras a corto plazo”, recoge los activos más líquidos de la empresa, en concreto la caja (dinero en efectivo) cuentas en los bancos y otros activos de fácil realización como fondos o depósitos a corto plazo.

El que una empresa tenga mucha tesorería nos debe hacer pensar, pues habitualmente no ocurre así.

Primero hemos de valorar qué hace la empresa. En algunos sectores, todas las ventas tienden a ser en efectivo y esto es más frecuente cuanto más cerca se está del destinatario final. Pensemos en supermercados, restauración, tiendas de confección o talleres. El porcentaje de cobros en efectivo es alto mientras los pagos a sus acreedores (nóminas, seguridad social,..) o proveedores (compras) son a un mes o más. Ello puede justificar sobradamente la liquidez de la empresa.

Death_to_stock_communicate_hands_3

Pero hay otras situaciones que requieren mayor estudio. Puede haber una tesorería alta compuesta por liquidez que no es real. En ocasiones las empresas contabilizaban como tesorería los límites disponibles en póliza de créditos con bancos (Incrementando en igual importe su deuda bancaria). Esta práctica es cada vez menos frecuente pero en ocasiones – y sobre todo en estado provisionales- todavía ocurre. La experiencia nos dice que cuando hay problemas esa liquidez desaparece pues el banco les bloquea o imposibilita su disposición.

También dentro del apartado de liquidez puede haber saldos no disponibles que están comprometidos en garantía de operaciones de riesgo. Es habitual que en el mundo de las pymes importes que se les abona por descuento comercial o similar, parte se quede en cuenta en garantía de potenciales devueltos o incluso saldos pignorados en garantías de préstamos.

Como indicábamos al inicio, el peso de estas partidas de liquidez no debiera ser relevante en el balance pues generalmente no es el fin de ninguna empresa el acumular activos líquidos, cuando su objetivo es el de fabricar productos para su venta o prestar servicios. Por definición, en una empresa industrial siempre será más rentable, y aportará un potencial mayor valor añadido, el tener existencias o incluso conceder más plazo de pago a sus clientes. Si el producto es bueno siempre será mejor tener un almacén lleno, dispuesto para su venta, que una cuenta corriente llena sin saber qué hacer con ella.

Recordemos que alta tesorería, una vez descartado el aspecto sectorial, puede reflejar una bajada de actividad (cobro más de lo que compro), poca rentabilidad de las ventas o que dicha liquidez no sea tal.

Artículo sobre Grow.ly en ABC

Captura de pantalla 2015-10-21 a las 9.22.04

Extracto: sección Supl. Abc. Empresa. (Domingo, 18 de octubre de 2015) Por: Moncho Veloso

“La financiación colectiva de pymes es una alternativa para el inversor”

La crisis provocó el cierre a cal y canto del grifo del crédito bancario y puso en evidencia la excesiva dependencia que las pymes españolas tienen del préstamo bancario. En ese escenario han surgido fuentes de financiación alternativas, muchas aprovechando la revolución digital: son las plataformas de “crowdfunding” y todas las variantes de esta forma de financiación colectiva. Grow.ly, confundida y dirigida por Mireia Badia, es una de ellas. Pone en contacto “online” a empresas que necesitan financiación con inversores que buscan una rentabilidad atractiva para sus ahorros: ya ha recolectado 1,277 millones para 43 pymes, la mitad en los últimos seis meses.

-¿Cómo valorarías esos datos?

-Muestran no sólo cómo las empresas están acogiendo el “crowdlending” como una nueva alternativa a la financiación tradicional sino que también prueban que los inversores lo consideran una forma alternativa de obtener una rentabilidad atractiva ampliando así su portfolio de inversión.

-¿Qué perfil de empresa acude a su plataforma para financiarse?

-Puede ser cualquier empresa española que tenga un mínimo de dos años de vida, que supere una facturación de 200.000 euros anuales y que no tenga alarmas de impagos. Antes de publicar una operación realizamos un análisis de la empresa y el destino del préstamo con la información facilitada por lo propia empresa, una agencia externa y fuentes oficiales como el registro mercantil o Asnef, aceptándose sólo empresas solventes y con capacidad de reembolso. Tienen una antigüedad media de 22 años y una facturación media de seis millones. No son empresas a las que el banco les cierra la puerta sino que buscan diversificar sus fuentes.

-¿Y el del inversor?

-Tienen de media unos 43 años e invierten entre 500 y 1.000 euros por proyecto.

-¿Cuál es el volumen, el tipo de interés y plazo de los créditos? ¿Y para qué finalidad lo solicitan las pymes?

-Actualmente nuestro tipo medio es del 5,94%, el volumen medio de 29.708 euros y el plazo de 12 meses. Los usos del préstamo son muy distintos, desde necesidades de circulante a inversiones en ampliación de negocio, apertura de nuevos mercados en el extranjero y compra de mobiliario.

-¿Y qué comisiones cobra Grow.ly por ofrecer este servicio?

-El estudio y subasta del proecto es gratuito. A la empresa se le cobra una tarifa de contratación al firmar el préstamo, entre el 2 y el 3,5%. Y se cobra otra de administración al inversor del 0,85% anual sobre el capital pendiente de amortizar al inicio de cada cuota.

-¿En qué se diferencia el “crowdlending” del “crowdfunding”?

-Es “crowdfunding” porque se financia entre multitud de personas un proyecto a través de internet. La diferencia está en lo que el inversor obtiene en el “crowdlending”, una rentabilidad.

-La regulación ha impuesto límites a la inversión por esta vía ¿Ha supuesto una merma de su actividad?

-La regulación impone límites de 3.000 euros por proyecto para inversores no acreditados. Desde Grow.ly siempre hemos animado a nuestros inversores a que diversifiquen sus ahorros entre varias empresas, pero lo que ya teníamos esos límites. La regulación del sector trae mayor conocimiento, seriedad y transparencia por lo que no podemos más que aplaudirla. Precisamente por esto cada vez tenemos más inversores.

– Y además van a estar supervisados por el Banco de España y la CNMV

Supondrá un aumento importante de trabajo reportar a la CNMV y Banco de España, pero son males menores.

-¿Cree que los temores de la banca respecto a lo que se llama la banca en la sombra son fundados? Ahí incluyen a las plataformas de crowdfunding…

La banca está estudiando con curiosidad el sector, pero no vemos miedo sino ganas de colaborar. La crisis ha dejado patente el grave problema que supone la alta dependencia de las empresas españolas de la banca cuando necesitan financiación. Son necesarios productos alternativos, ágiles y transparentes para reducir esa dependencia.

-¿Qué posibilidades hay de crear productos y servicios conjuntos con la banca?

-Ya en otros países hay bancos colaborando o prestando dinero a través de estas plataformas. El Santander tiene acuerdo de colaboración con Funding Circle, principal plataforma de préstamos para pymes en Inglaterra y BBVA es accionista de Prosper, de préstamos personales en EEUU.

 

 

 

Artículo Grow.ly en la Razón

La razon articulo 14:10:2015

Extracto: Sección economía (Domingo, 11 de octubre de 2015, página 9) Por: Raúl Salgado

Grow.ly. Se dispara la financiación alternativa

“Un puente on-line entre empresas que necesitan financiación y personas que, a cambio de prestar dinero, obtienen una rentabilidad. En el crowdlending un préstamo es financiado por multitud de inversores y un único inversor puede financiar a numerosas compañías. Pese a que en España el mercado de la financiación alternativa sea relativamente nuevo, en el último trienio ha tenido un crecimiento del 152%. De hecho, sólo en 2014 alcanzó los 62 millones de euros.

Tras observar el éxito de la economía colaborativa en los países anglosajones y ser conscientes tanto de la excesiva dependencia que tenían las empresas españolas de la financiación bancaria como de las pocas opciones al alcance de un ahorrador para lograr rendimientos, Mireia Badia, CEO de Grow.ly, decidió lanzar una empresa que ya ha prestado más de 1.300.000 euros a unas 45 pymes españolas. Si bien su principal foco son las pequeñas y medianas empresas, también trabajan con autónomos y grandes compañías. El único requisito para solicitar un préstamo es atesorar dos años de funcionamiento, superar los 200.000 euros anuales de facturación y no tener alarmas de impagos.

Más allá de un sector u otro, Grow.ly trabaja con empresas solventes. Hasta la fecha han recibido más de 200 solicitudes de financiación desde ámbitos muy diversos. “Tratamos de diversificar al máximo nuestra cartera de empresas para que nuestros inversores puedan extender su portfolio”, explica Badia.

Desde las dos personas que conformaban el equipo en los inicios para construir el modelo y comprobar su correcto funcionamiento a las seis que trabajan en la actualidad. Los empleados tienen experiencia en banca y “es muy probable que la plantilla aumente en el futuro”. No obstante, la CEO de Grow.ly advierte que “éste es un modelo basado en la agilidad con sistemas automatizados que permiten gestionar la plataforma con un número no muy alto de trabajadores.”

Grow.ly realiza un análisis de riesgo de las empresas que solicitan financiación y gestiona la relación entre compañías e inversores. Además, ofrece soporte a sus clientes, facilitándoles labores administrativas como la gestión de cobro de cuotas o la de las retenciones fiscales correspondientes. Con una edad media de 43 años, la mayoría de los inversores son hombres, aunque cada vez hay más mujeres. En Grow.ly, el inversor es quien decide qué cantidad quiere prestar -desde 50 euros-, y el tipo de interés que quiere obtener -hasta el 9,5%-. Los inversores suelen empezar con cantidades pequeñas que varían dependiendo de sus capacidades de ahorro para, según van conociendo la plataforma, invertir entre 500 y 1.000 euros por proyecto.

“Sólo se aceptan proyectos de empresas solventes y con capacidad de reembolso”. Badia apostilla que el principal reto de Grow.ly es contribuir al crecimiento del tejido empresarial español y convertirse en la alternativa en la que piensen las empresas cuando busquen financiación. “Queremos que el “crowdlending” no sea un hecho aislado, sino un jugador fundamental del mercado de financiación”.

Las alternativas a la financiación bancaria tradicional son “completamente necesarias” para el desarrollo de las pymes españolas, ya que la desmedida dependencia de los bancos para acceder al crédito las hace muy “vulnerables a que las entidades abran o cierren el grifo”.

Conoce más sobre Grow.ly pulsando aquí.

Mes récord en Grow.ly

Como os habíamos contado anteriormente en agosto superamos el primer millón de euros concedidos a pymes. Hoy tenemos otra buena noticia: este Septiembre ha sido mes record en Grow.ly, se han prestado un total de 205.000€ a 7 pymes y autónomos distintos.

12037956_1642923102626062_150216592355065456_n

Las empresas que han sido financiadas están ubicadas en 6 provincias diferentes (Barcelona, Madrid, Zaragoza, Las Palmas, Pamplona y Girona), lo que una vez más nos muestra que el crowdlending es para todos.

Las 7 empresas que han formalizado préstamos a través de Grow.ly este mes se han financiado a un plazo medio de 9 meses, y con un importe medio por proyecto de 30.000€.

Lograr llegar a este record ha sido posible gracias a nuestros usuarios, una base que crece todos los días y que cada vez muestran más interés en el crowdlending como una opción real para prestar sus ahorros obteniendo rentabilidad con ello pero también contribuyendo a ayudar a las pymes del país en sus proyectos de crecimiento.

En Grow.ly nuestro principal objetivo es continuar trabajando para mejorar nuestro servicio y proveer una fuente de financiación ágil y transparente para ambas partes, sin dejar de crecer para hacer esta nueva forma de financiación sea una realidad accesible para todos.

Conoce más sobre Grow.ly aquí.

Grow.ly, creciendo juntos