Archivo por meses: diciembre 2015

Entrevista equipo Grow.ly – Ignacio Perales

Continuando con las entrevistas a nuestro equipo hoy os presentamos a, Ignacio Perales, responsable de riesgos de Grow.ly:

Captura de pantalla 2015-12-15 a las 13.42.49

¿Cuál es tu función en Grow.ly?

Básicamente analizar los proyectos que nos plantean nuestros clientes cuando nos solicitan financiación. Ello implica revisar sus estados financieros, el entorno de la empresa, su historial y que cumplan las cuatro reglas básicas:

 

  1. Conocer la capacidad primaria de reembolso, es decir que pueda pagar su deuda con su actividad ordinaria.
  2. Que exista capacidad secundaria de reembolso, es decir si falla la primaria, y esto es algo posible, saber qué alternativas existen, como podría pagar sus deudas: vendiendo patrimonio, recurriendo a los avalistas,…
  3. Ausencia de alarmas que básicamente es preguntarse si está al corriente de todas sus obligaciones
  4. Historial crediticio de la empresa y de los socios, que en resumen es saber quiénes son y si han cumplido en el pasado con sus obligaciones. Este punto lo recalca la nueva ley que exigirá aportar un breve curriculum de los empresarios.

Como ves, prevalece el estudio del cliente sobre la operación en concreto. Nosotros no presentamos un proyecto, presentamos un cliente con un proyecto.

¿Cuáles son las tareas que se realizan en Grow.ly para asegurar un buen análisis de riesgos?

En Grow.ly contamos con un sistema automatizado de análisis de las empresas que contrastamos con un análisis de una agencia externa, pero la decisión última se toma en un comité donde prevalecen las opiniones sobre los mecanismos. Yo estoy implicado en todo el proceso.

¿Por qué decidiste colaborar con Grow.ly?

Una mezcla de sentimientos. Es un proyecto nuevo en tiempo y en forma en el que podía aportar parte de mi experiencia y una cosa muy importante, podía seguir aprendiendo cosas y esto no me lo podía perder.

¿Antes de Grow.ly, en qué sector has trabajado?

En la banca. He tenido la suerte de estar en tres entidades financieras, todas ellas muy diferentes y en todas aprendí cosas nuevas.

¿Qué ventajas opinas que tiene el crowdlending para empresas?

Principalmente como fuente alternativa de financiación para no depender solo de la banca. Además el coste es transparente, sin gastos adicionales o compensaciones que suelen ser gastos habituales en las relaciones empresa- banca.

Y ¿para inversores? ¿Qué consejo les darías?

Hay una palabra clave que es confianza. Confianza en los proyectos, por lo que es importante que, aunque desde Grow.ly se realiza un análisis exhaustivo de la empresa, el inversor pueda tener una opinión sobre los mismos, realizando su propio análisis de riesgos.

Otra palabra clave es diversificación. El éxito del “crowd” es que el inversor diversifique su dinero entre varios proyectos.

¿Qué es lo que más te gusta de tu trabajo?

Variedad de temas que tratamos. Al ser pocos en el equipo tenemos que tocar muchas teclas: análisis, precios, documentación,…y todo lo referente a las redes sociales, algo que era por completo nuevo para mí.

Cuéntanos un poco más sobre ti… fuera del trabajo, ¿cuáles son tus hobbies? 

La historia me encanta, todo lo relacionado con ella, libros (en papel) artículos, películas,… y cuando puedo viajar lo hago tanto en España como en el extranjero. También me gusta hablar con la gente, saber que hacen, como lo hacen. Hay mucha gente que está deseando que les hables, ser oído y poder contar lo que hacen y por desgracia en esta sociedad nuestra, en mi opinión, cada, vez aunque parezca un contrasentido, hay menos comunicación “cara a cara”.

Analizando el balance de una empresa – pasivo a largo plazo (VII)

Una vez analizados los fondos propios de la empresa en el post anterior pasamos a detallar lo que denominan pasivos a largo plazo.

ID-100364638En primer lugar hay unas cuentas que en ocasiones cuesta encuadrar: Periodificaciones y subvenciones. Tanto unas como otras son dinero que ya han entrado en la empresa (los ha cobrado) pero que se reconocerán como ingreso en la cuenta de pérdidas y ganancias según se alcancen determinados hitos. En el caso de las subvenciones, aparece como deuda pues aunque se haya cobrado generalmente están sujetas a cumplir unos requisitos (realizar una determinada inversión, contratar un determinado número de personas,…) Cuando se cumplen dichas condiciones se reconocen como ingreso. Recordemos que cuando la Administración adelanta una subvención generalmente solicita un aval que responda del buen fin de la misma.

En determinadas ocasiones las empresas – de volumen significativo – pueden emitir deuda a largo plazo con la particularidad de que a cambio de una mayor rentabilidad para el inversor, este admite un mayor riesgo que un acreedor ordinario, aunque menos que los accionistas. Se denomina en términos generales “deuda subordinada”. Puede que el cobro de los intereses o el reembolso del capital estén subordinados al hecho de que la empresa alcance determinada rentabilidad o simplemente a que en caso de liquidación de la empresa sus titulares sean los penúltimos en cobrar, justo antes que los accionistas.

Pero ordinariamente en el mundo de las pymes  nos encontraremos que las deudas a largo plazo de las empresas suelen ser financieras y en ciertas ocasiones comerciales. Dentro de las financieras lo más habitual es el préstamo bancario y las operaciones de arrendamiento financiero o “leasing” quedando el mundo de las emisiones de bonos u obligaciones para las grandes corporaciones pues sus requisitos de emisión son largos y costosos (requieren autorización administrativa – CNMV- rating de agencias – S&P,..).

Dentro de los préstamos lo más habitual es la relación denominada bilateral, entre un banco y una empresa, aunque cuando el volumen que se demanda es alto entran en juego los llamados préstamos sindicados en los que una serie de bancos acuerdan prestar a una empresa diferentes cantidades pero en igualdad de condiciones de precio y plazo.

El leasing es una figura legal que bajo la apariencia de un contrato de alquiler existe la financiación del bien alquilado. Puede ser inmobiliario o mobiliario y lleva aparejado una serie de ventajas fiscales pues las cuotas son desgravables prácticamente en su totalidad (en el préstamo solo los intereses y la cuota de amortización del activo). En la práctica lo que genera es un aplazamiento o diferimiento en el pago de impuestos. El bien financiando o leasing debe aparecer igualmente en el activo del balance. Normalmente al finalizar el leasing el bien pasa a ser propiedad del arrendatario (empresa)

Tema diferente es el renting  que siendo un compromiso de pago, como el alquiler de una oficina, no consta en el pasivo.

Para que una operación se considere largo plazo debe tener una duración superior a 12 meses debiéndose contabilizar a corto la parte del préstamo (próximas cuotas) que vencen a corto. Hay ocasiones en que se contratan operaciones a 13 meses para poder maquillar el balance u operaciones con renovaciones automáticas que se clasifican como largo cuando debieran estar como corto.

Es normal que nos encontremos que para acceder a la financiación a largo plazo los prestamistas soliciten garantías adicionales a la propia solvencia de la empresa. Garantías reales (generalmente hipoteca del bien financiado) o personales de los socios es habitual encontrarse  y deben ser contrastadas con la CIRBE (Central de información de riesgos del Banco de España). Estos avales o garantías son las denominadas fuentes secundarias de reembolso que en otra sesión comentaremos.

¿Por qué se endeuda una empresa a largo plazo? El fin básico es dotar al balance de una estabilidad que le permita financiar sus activos fijos con deuda permanente. No siempre los socios quieren o pueden aportar los fondos a largo que la empresa requiere. También hay razones financieras que hacen más interesante a las empresas endeudarse  (“apalancarse” sobre todo en épocas de tipos de interés bajos) que pedir dinero a los socios.

No olvidemos que hay partidas en el activo a corto que como ya vimos no son tales: Existencias que no se venden, clientes que no nos pagan o pagan a largo plazo,.. todas estas partidas también es conveniente financiarlas a largo plazo Este difícil equilibrio lo valoraremos más adelante cuando analicemos el “fondo de maniobra”.

También puede haber deudas comerciales a largo plazo y son habituales cuando un proveedor (generalmente de inmovilizado: maquinaria, edificio,..) te permite pagarle a largo plazo. Es una ventaja pues te evita tener que buscar financiación bancaria y engordar tu CIRBE.

Atención, cuando veamos que a largo plazo hay deudas con Hacienda Pública o Seguridad Social. Suelen evidenciar que han existido problemas de liquidez y la empresa ha solicitado aplazamientos (con el consiguiente coste e incluso avales).

Por último, en ocasiones entre “otros pasivos financieros” o “otras deudas a largo” se pueden encontrar aportaciones de los socios que no se han formalizado como recursos propios. Hay que ver su evolución de ejercicio en ejercicio pues no hay ningún “papel” que los documente y pueden ser retirados en cualquier momento. En más de una ocasión una solicitud de financiación se ha destinado a cancelar dichas aportaciones.

Las deudas financieras deberían ser desde un punto de vista “ortodoxo” canceladas con el cash-flow generado por la empresa.

Por último pensemos que los flujos de caja de las empresas no son como un reloj y si bien las deudas a largo plazo tienen un calendario de amortización predeterminado, los cobros de las empresas no lo son. Este es uno de los motivos por los que las empresas recurren a las financiaciones a corto plazo….. tema que veremos en próximas entradas en nuestro blog.

Mes récord en Grow.ly

El mes de noviembre ha venido cargado de buenas noticias: ya somos más de 900 usuarios y más de 50 empresas financiadas. Además, hemos vuelto a alcanzar un nuevo récord mensual de financiación: se han prestado 215.000€ a 6 pymes distintas.

Captura de pantalla 2015-12-02 a las 18.05.18
Además de diversificar en sectores nos gusta también ampliar nuestra presencia en todo el territorio nacional, este mes se han unido dos nuevas provincias a nuestra larga lista: Valencia y Valladolid. De media las empresas financiadas tienen 9 empleados y 19 años de antigüedad.

Las 6 empresas que han formalizado préstamos a través de Grow.ly este mes se han financiado a un tipo de interés medio del 7,51%, plazo medio de 9 meses, y con un importe medio por proyecto de 35.800€.

Superar nuestro récord mensual una vez más ha sido sólo posible gracias a la confianza depositada por nuestros usuarios en Grow.ly, pilar fundamental sin el cual no podríamos estar dando estas buenas noticias.

Desde Grow.ly continuamos cerciorándonos, mes a mes, del interés que suscita el crowdlending tanto en empresas como en inversores y percibimos como cada día mas personas siguen sumándose a él. Por nuestra parte seguimos con el objetivo de trabajar día a día para mejorar nuestro servicio y proveer una fuente de financiación ágil y transparente, una nueva forma de hacer las cosas donde todos ganamos.

Grow.ly, creciendo juntos