Archivo de la etiqueta: crowdlending

Promoción Fin de Año

El año termina y, para celebrarlo, hemos lanzado una nueva promoción para el mes de diciembre donde bonificaremos con un 3% adicional a todas las ofertas realizadas en Grow.ly entre el 10/12/2018 y el 31/12/2018, ambos inclusive, en uno o varios proyectos activos hasta hasta un total de 20.000€ con aportación nueva de fondos en la cuenta de Grow.ly.

Podéis uniros a ella tanto nuevos como antiguos inversores y es válida para todas las ofertas que se realicen desde 50€ hasta un máximo de 20.000€ con aportación nueva de capital. Recibiréis el abono del 3% en vuestra cuenta Grow.ly una vez se acepte la oferta y se formalicen todos los préstamos activos durante este periodo.

Para realizar el cálculo de la promoción se tendrán en cuenta primero los fondos disponibles en el saldo de tu cuenta Grow.ly en el momento de hacer la oferta antes de las nuevas aportaciones, descontando las retiradas de saldo posteriores al 31/12/2017. Así, por ejemplo, en caso de que el inversor haya realizado una retirada de saldo de 1.000€ durante al año, si este hace un ingreso de 1.000€ y lo invierte, no entraría en la promoción. Sin embargo, si hiciera un ingreso de 2.000€ y los invirtiera, entrarían en la promoción los 1.000€ que suponen un ingreso nuevo de fondos.

Recordar que, para un préstamo de 12 meses, esta bonificación significaría aumentar la rentabilidad en prácticamente un 5,40% adicional al tipo de interés obtenido en la operación.

Promoción sujeta a retención fiscal vigente. La promoción se abonará una vez se hayan formalizado los préstamos activos durante el periodo en las ofertas que hayan sido aceptadas.

Para cualquier duda, pregunta o aclaración, nos encontrarás en el correo electrónico info@grow.ly, a través del chat de nuestro sitio web https://www.grow.ly o en el teléfono 91.435.93.36

La pyme en España (2)

Vamos a seguir profundizando en el estudio de la pyme en España (consulta aquí el blog anterior). En esta ocasión analizaremos cómo ha evolucionado en estos últimos años utilizando para ello los datos del Instituto Nacional de Estadística que, si bien no son coincidentes con los facilitados por el Ministerio de Empleo y Seguridad Social, puesto que este último únicamente contempla aquellas empresas que tienen como mínimo un empleado, mientras que la primera corresponde a las empresas dadas de alta en los registros mercantiles, son también una buena fuente de información y nos permite también un análisis interesante.

Para el estudio hemos escogido el periodo que va desde diciembre de 2008 a junio de 2018. De tal forma que tomamos todo el periodo de la crisis y la posterior recuperación. En este sentido, si comparamos diciembre 2008 con el último dato disponible de 2018 aparece una pérdida del 2,54% de empresas pasando de 3.422.239 a 3.337.646. Sin embargo, este dato es engañoso y no refleja adecuadamente la realidad, puesto que si contemplamos solo aquellas empresas que tienen algún trabajador contratado, el número se reduce significativamente y la evolución es todavía más negativa pasando de número 1.667.865 (diciembre 2017) empresas a 1.491.785 (junio 2018) con una caída del 10,80%.

Si vemos la evolución por años, 2008 fue el último año donde todavía el saldo fue positivo para caer significativamente a partir de 2009 especialmente en el periodo 2009 a 2012 con caídas anuales superiores al 4% en todos los años, no recuperándose levemente hasta 2016 y 2017 y con un buen comportamiento en lo que llevamos de 2018 con una subida del 2,24% con relación a final de 2017.

 Especialmente significativa es la evolución del periodo en función del tamaño de las empresas consideradas por el número de trabajadores. En este sentido, existen diferencias importantes en función del tamaño de la empresa tal y como se puede observar en el siguiente cuadro:

 Si bien, como hemos dicho, en todos los tramos la reducción del número de empresas es importante, destaca especialmente la pérdida en el tramo de 10 a 49 empleados donde se ha reducido un 27% el stock de empresas, pasando de 172.078 empresas a finales de 2008 a 126.345 a junio de 2018, recuperándose desde el mínimo que se produjo en 2014 con 108.383 empresas activas. Solo por este tramo se han perdido más de 1,3 millones de puestos de trabajo, siendo el tramo donde mayor empleo se ha perdido con diferencia.

Como punto positivo, podemos destacar el buen comportamiento en los últimos 3 años y en especial en lo que llevamos de 2018 de las pymes. Sin duda, estos datos reflejan que las pymes siguen siendo el motor del empleo en España y por ello es fundamental que tengan vías de financiación para poder seguir creciendo y desarrollándose.

Grow.ly supera los 15 millones de euros prestados

Empezamos noviembre con un nuevo hito alcanzado en Grow.ly: ¡nuestros más de 3.200 usuarios han financiado ya más de 15.000.000€ en más de 350 operaciones!

Si tardábamos 34 meses en alcanzar los primeros 5 millones, los últimos 5 los hemos alcanzado en apenas 9 meses, llegando de esta manera a cada vez más empresas y permitiendo a su vez que inversores puedan diversificar más fácilmente su cartera entre distintos proyectos. Sin duda, corroborando una vez más que el sector sigue creciendo y que sigue siendo una apuesta clara para empresas e inversores, sin cuya confianza, el crowdlending no sería posible.

 

Las empresas que se han financiado con nosotros llevan de media 25 años funcionando, facturan una media de 8M€ y dan empleo a alrededor  de 88 trabajadores. Además, cada vez llegamos a más partes del país, estando actualmente presentes en 15 de las Comunidades Autónomas.

En Grow.ly apostamos por seguir creciendo, llegando a más empresas e inversores porque estamos convencidos de que el crowdlending se convertirá cada vez con más importancia en un instrumento clave en la financiación para las pymes a nivel mundial. Además de ser un producto muy interesante para inversores que buscan obtener una rentabilidad atractiva pero también contribuir al crecimiento del tejido empresarial del país, las pymes.

Queremos agradecer a todas aquellas personas y empresas que nos acompañan en el desarrollo y crecimiento de este modelo de negocio que gana cada vez un mayor tamaño e importancia en la financiación de las empresas tanto en el país como en el resto del mundo. Gracias a todos por formar parte del cambio.

Grow.ly, creciendo juntos.

Diversificación

En nuestra sección para inversores recomendamos cinco pautas para una estrategia de inversión eficaz, entre las que se encuentra “minimizar el riesgo mediante la diversificación en el crowdlending”. Desde Grow.ly entendemos que una adecuada gestión del riesgo incluye una adecuada diversificación de los riesgos. En este sentido, en Grow.ly hemos incorporado recientemente herramientas para ayudar a los inversores en la gestión del riesgo de concentración: un detalle de todas las empresas con el importe invertido pendiente y el porcentaje que este representa sobre la cartera y un “índice de riesgo de concentración”. Ambas informaciones se encuentran dentro del apartado de estadísticas.

Concentración por empresa: Tal y como les informamos en nuestro post de novedades en el mes de julio, hemos creado una tabla en la sección de estadísticas con el fin de que nuestros inversores puedan conocer en detalle qué importe está invertido en cada empresa y qué porcentaje este representa sobre el total de la cartera. Se ha incorporado dicha información en el apartado de estadística bajo el título de concentración y en él se refleja el nombre de la empresa, el importe inicialmente invertido, el saldo actual y el porcentaje que este último significa sobre el total de la cartera en el momento. La información está ordenada de mayor a menor concentración. Además, se han establecido unos parámetros orientativos de clasificación del riesgo con colores por empresa utilizando la siguiente tabla:

Una cartera adecuadamente diversificada sería aquella en la que se ha invertido en un mínimo de 50 empresas con porcentajes parecidos en cada una de ellas. A efectos prácticos si el importe fuera el mismo en cada una de ellas estaríamos exactamente en un 2% en cada uno, de ahí que el tramo de 1 al 2,5% se considere riesgo bajo. Por el contrario, si tuviéramos exactamente un 10% en cada empresa, significaría que estamos en 10 empresas, por lo que se considera un riesgo muy alto, puesto que en caso de impago de alguna de ellas el efecto sobre la rentabilidad es excesivo.

Una diversificación adecuada reduce el riesgo de pérdida, a mayor diversificación menor riesgo.

Índice de riesgo de concentración: además de informar del riesgo en cada empresa, se ha creado un índice de riesgo de concentración que valora en su conjunto el riesgo de la cartera.

El índice se sirve la metodología del conocido como índice de Herfindahl o Indice de Herfindahl e Hirschman (IHH), muy utilizado para medir la concentración económica de un mercado o la concentración de una cartera de inversiones. El índice valora tanto el número de empresas en las que se participa como el peso que puedan tomar cada una de ellas en el total.

Sin entrar en las consideraciones teóricas que se pueden encontrar en la propia sección de estadísticas, el índice toma valores de 0 a 100. Siendo 0 la máxima diversificación posible con infinitas inversiones y 100 la máxima concentración en una sola empresa.

Vamos a poner dos ejemplos para explicar mejor el significado del índice:

> Ejemplo 1: Supongamos una cartera con 50 empresas en las que en todas se ha invertido la misma cantidad (100 € por ejemplo). El índice daría valor 2 de la escala de 0 a 100. Nótese

que como hemos invertido la misma cantidad en cada empresa, tenemos una cuota de un 2% en cada una de ellas. Esto es lo que representa el índice.

> Ejemplo 2: Si en estas mismas 50 empresas en una de ellas tuviéramos una inversión de 500 € (ella sola representaría del 9,25% de la cartera, mientras que en el resto de casos supondría un 1,85% cada una de ellas), el índice se elevaría al 2,54. Obsérvese que si hubiéramos invertido 100 € en 40 empresas, la cuota de cada una de ellas seria del 2,50%. En definitiva, el índice muestra que, dada la concentración en una de las empresas, a efectos de concentración es como si hubiéramos invertido en unas 40 empresas en lugar de las 50 que estamos realmente invertidos. Si el mismo ejercicio lo hiciéramos invirtiendo en 2 empresas 500 € y en el resto 100€, el índice alcanzaría el valor 3,36, es decir a efectos de concentración es como si solo estuviéramos en 30 empresas.

Finalmente, con el fin de facilitar la interpretación hemos clasificado las carteras en 5 tipos al estilo de la concentración en empresas según el siguiente cuadro:

En Grow.ly siempre recomendamos la mayor diversificación posible a efectos de mitigar los posibles riesgos de impagos. A mayor diversificación, menor riesgo y mejor rentabilidad.

Deseamos que esta información les sea de la máxima utilidad para gestionar mejor su cartera y obtener una mejor rentabilidad con riesgos controlados.

Novedades web Grow.ly

En febrero de 2018 realizamos un resumen de las novedades desarrolladas en la web. Desde entonces, hemos continuado realizando mejoras administrativas y también nuevos desarrollos para los inversores. A continuación les hacemos un pequeño resumen de las novedades más importantes que pueden encontrar:

Diversificación:

Dentro de la sección “Estadísticas” se ha creado una nueva sección donde los inversores pueden ver cómo tienen diversificada la cartera. Esta es una manera muy visual e importante de hacernos una idea del riesgo asumido por cada empresa y de posibles concentraciones. Aquellas en rojo son las que tienen una alta tasa de concentración, lo que significa que, si la empresa sufriera algún retraso, el impacto sobre nuestra cartera sería mucho más alto que aquellas con el color verde, que tienen un peso mucho más bajo de riesgo. En definitiva, lo que creemos que es importante transmitir en esta sección es que a mayor diversificación, menor riesgo. Esta sección es también descargable.

Oferta múltiple

En la sección “Proyectos” hemos incorporado una nueva opción “oferta múltiple” en la que se pueden realizar ofertas a varios proyectos a la web en un solo click. De esta manera no sería necesario entrar proyecto por proyecto para realizar la inversión. Si se desea no participar en alguno de los proyectos simplemente se pone 0 en el importe y de esta forma no se invertiría.

Mi cuenta:

Hemos mejorado la visualización de la sección de mi cuenta de manera que sea más intuitivo. Además, es más fácil detectar ahora a quién corresponde el pago de una cuota puesto que en los movimientos aparece el nombre de la empresa reflejado. Esto a su vez ha hecho que se mejorara la visualización desde móviles de la plataforma.

Desde Grow.ly nuestra intención es la de mejorar de forma constante nuestra plataforma, siendo más transparentes y ágiles, facilitando la información a nuestros inversores para que su experiencia mejore cada día. Siempre estamos disponibles para la sugerencia de mejoras y seguiremos trabajando de forma constante para construir juntos, puedes enviarnos tus sugerencias a info@grow.ly, remitírnoslas a través del chat de nuestro sitio web o en el teléfono 91.435.93.36.

La pyme en España (1)

Uno de los objetivos de Grow.ly es la de facilitar financiación alternativa a las empresas a través de la aportación de multitud de inversores, participando en el crecimiento del tejido empresarial del país y colaborando en la creación de empleo. Este post es el inicio de un bloque donde vamos a mostrar cuál es el perfil de la pyme española. Para ello vamos a utilizar el último “Informe sobre la PYME 2016” realizada por la Dirección General de Industria y de la Pequeña y Mediana Empresa dependiente del Ministerio de Economía, Industria y Competitividad correspondiente al ejercicio 2016 actualizada en algunos datos a abril 2018.

¿Cuántas empresas hay en España?

El número de empresas existentes en España puede ser controvertido en función de la fuente utilizada. En este sentido un dato bastante fiable es utilizar el que proporciona el Ministerio de Empleo y Seguridad Social relativo a empresas inscritas en la Seguridad Social. En definitiva, son empresas que tienen algún empleado en activo, bien directamente el propio autónomo o el administrador cuando tiene forma jurídica de sociedad, en consecuencia, son empresas, en principio, activas. Este dato es el que utiliza la Dirección General de la Industria y de la Pequeña y Mediana Empresa para en su informe de “Cifras pyme”. Según dicho informe a abril de 2018 existen en España 2.874.068 empresas con un crecimiento interanual del 0,54%. En el siguiente cuadro se puede ver la distribución según número de empleados:

De las cerca de 3 millones de empresas, más de la mitad son autónomos sin asalariados a su cargo, 1.546.209. Otro aspecto destacable es el relativo bajo número de empresas con más de 250 trabajadores (4.649), si bien en el último año este tramo es el que más crece con un crecimiento anual del 4,38%, junto con el de empresas de entre 50 y 249 trabajadores, que crece un 4,06%. En definitiva, un tejido empresarial muy atomizado.

¿Qué empleo generan las empresas?

 La misma fuente facilita el número de trabajadores afiliados a la Seguridad Social y su distribución por tamaños de empresa.

En abril de 2018 cerca de 19 millones de personas estaban afiliados a la SS.SS. de los que 15.594.295, el 82%, eran autónomos o empleados en empresas, con un crecimiento sobre el mismo mes del año anterior del 3,06%.

La distribución por tamaño de empresas se muestra en el siguiente cuadro

Más de 5 millones de empleos, el 33,6% del empleo en empresas, está concentrado en las 4.649 empresas de más de 250 trabajadores que es donde más ha crecido el empleo junto con las de 50 a 249 trabajadores con 2.404.047 empleados y un crecimiento del 4,24%. Es un buen dato el incremento de trabajadores en las empresas de mayor tamaño.

PYME Comparación con Europa

Como hemos comentado vamos a utilizar también el “Informe sobre la PYME 2016”. Este es el último informe publicado por la Dirección General de Industria y de la Pequeña y Mediana Empresa que, si bien utiliza datos de 2015, nos da una idea aproximada del perfil de la empresa española con alguna comparación a nivel europeo.

Según los criterios europeos una PYME es una empresa con menos de 250 trabajadores. Se considera que en Europa de los 28 estados (UE28), en 2015 existían cerca de 23 millones de PYMES que generaron 3.900 millones de Euros de valor añadido y dieron empleo a más de las dos terceras parte del empleo empresarial. La distribución del empleo por tamaño de la empresa en Europa comparada con España es la siguiente:

Significativa es la proporción de empleo que tienen las pymes españolas y en especial las micropymes. Así, la PYME española representa el 73% del total del empleo empresarial mientras que en Europa representa el 66,8%. Todavía más diferencial es el peso de la micropyme en España, el 41,1% del empleo que contrasta fuertemente con el 29,5% que representa en Europa lo cual dice mucho sobre el empleo en España.

En este primer post hemos visto cuántas empresas hay en España, su distribución por tamaño, cuánto empleo aportan y su comparativa con Europa. En próximos posts iremos analizando otros aspectos de la pyme española como su distribución por Comunidades o Sectores.

Desde Grow.ly estamos orgullosos de poner nuestro grano de arena en colaborar en el crecimiento de las empresas y ayudar en el aumento del empleo gracias a la aportación de muchos inversores que han ayudado a financiar proyectos empresariales.

¡Grow.ly cumple 4 años!

Hoy hace cuatro años que en Grow.ly se formalizó el primer préstamo de muchos que le han seguido. Era un pequeño préstamo 6.000€ pero que suponía romper una barrera importante y dar el pistoletazo de salida a nuestra plataforma por la que tanto habíamos trabajado en los meses previos. En aquel 2014 no nos hubiéramos imaginado nunca que llegaríamos a crear una plataforma como la que tenemos hoy, ni mucho menos que podríamos contar con el gran equipo que tenemos con nosotros.

Sin duda el camino no ha sido fácil, el crowdlending era un sector desconocido y todavía lo es para gran parte de la población. No teníamos un mercado regulado y, cuando salió la ley 5/2015, conseguir la autorización de CNMV fue un trabajo arduo pero agradecido, que trajo un cambio de paradigma en el sector aumentando la confianza y dándonos mayor visibilidad.

Nos hemos encontrado con dificultades en el camino, sin duda, pero también con muchísima gente que nos ha apoyado y ha confiado en nosotros durante todo este tiempo. Más de 12 millones de euros financiados entre más de 300 proyectos son métricas excelentes, no hay duda, pero no han venido solos: nuestros 28 accionistas, nuestro equipo, las empresas que se han financiado con nosotros y los más de 2800 usuarios de la plataforma, sin todos ellos, nada de lo conseguido hasta ahora habría sido posible.

Nuestros inversores apuestan día a día por las pymes del país, acompañándolas en su proceso de crecimiento e internacionalización. Las empresas también confían en Grow.ly y nuestro mecanismo, viendo la importancia cada vez más clara de la diversificación de sus fuentes de financiación y apreciando nuestra celeridad en la respuesta a sus necesidades. Nos sentimos orgullosos de haber contribuido, con nuestro pequeño grano de arena, al desarrollo de proyectos empresariales que contribuyen al desarrollo del país, crean empleo, y generan riqueza. Pero nosotros no nos conformamos, queremos seguir creciendo y lo queremos hacer mejorando cada día, siendo más ágiles y llevando con nosotros la transparencia que tanto nos define.

Gracias a todos los que habéis formado parte de este proceso.

Grow.ly, creciendo juntos.

Analizando el balance de una empresa (XX)

En el último post teníamos ya el beneficio (después de impuestos) que ha generado la actividad de la empresa. Y la pregunta que nos hacemos es ¿y ahora?

¿La empresa lo ha hecho bien o lo ha hecho mal? Y por tanto ¿Cuánto gana un empresario o accionista? Esta es la pregunta que se hace mucha gente.

Tenemos que relativizar y poner en referencia ese beneficio. En innumerables ocasiones la gente se “escandaliza” de lo que gana una empresa sin tener en cuenta factores como cuánta facturación ha tenido, cuánto capital ha invertido, a cuánta gente da empleo, etc. Por eso hemos de recurrir a unas ratios que nos permitan poner el beneficio (o las pérdidas) en perspectiva.Analisis financiero pymes crowdlending

Puesto que puede haber elementos que distorsionan el beneficio en base a desgravaciones, tipos impositivos que varían según ejercicios o partidas extraordinarias, lo primero que vamos a hacer es tomar como referencia el beneficio antes de impuestos quitando extraordinarios y calcularemos el siguiente ratio:

BENEFICIO antes de IMPUESTOS +/- EXTRAORDINARIOS / VENTAS

La utilización de esta ratio nos marca tendencias en la cuenta de resultados. Al quitar impuestos y extraordinarios podemos comparar con años anteriores las actividades recurrentes.

Este margen o ratio debe de completarse con dos más: Margen Bruto comparándolo con sus ingresos brutos y margen operativo donde ponemos en relación los gastos operativos con los ingresos operativos.

El análisis de las variaciones de estos márgenes (que tienden en el tiempo a mantenerse) nos dan indicios de mejoras o problemas en procesos productivos, incremento en costes de producción, tanto comparándolo con años anteriores como con empresas del sector.

Las actividades empresariales de un mismo sector suelen tener márgenes similares por eso no es fácil que, dentro de un mismo sector, en condiciones normales, haya empresas con márgenes muy diferentes. Mucha gente, ¡obviamente no los analistas que nos leéis!, se sorprenden cuando ven lo escasos que pueden ser los márgenes con los que operan muchas empresas, sobre todo en mercados “competentes y libres “pues solo leen la cifra bruta de beneficios y no el empeño y esfuerzo que casi siempre hay detrás. Por eso hay que recurrir a otras ratios para completar nuestro análisis como por ejemplo ¿cuánto ha ganado el empresario con respecto al capital que ha invertido?

La cifra de beneficios no es una medida de rentabilidad si no la ponemos en relación con los recursos que ha aportado el accionista, por lo que hemos de poner en referencia el beneficio con las aportaciones (capital, reservas… en definitiva, fondos propios) que han hecho. La ratio por si sola no nos dice mucho (¡salvo que sea negativa, claro!) y hay que ponerla en relación con referencias objetivas como, por ejemplo:

  1. Cuál es la rentabilidad que obtienen empresas de similares características (comerciales, industriales, servicios…)
  2. Cuál es la rentabilidad en activos sin riesgo, es decir, y en teoría, la deuda pública soberana. Si un empresario gana un 5% por su capital invertido en su negocio y la deuda pública paga el 4% ¿le compensará el esfuerzo? Actualmente con tipos de renta casi negativos las comparaciones son más fáciles. De ahí también la importancia de una política de tipos bajos como incentivo para la inversión (y no solo por aminorar los gastos financieros).

Estas valoraciones hemos de hacerlas desde la perspectiva de la predisposición que puede tener un empresario/accionista de aportar fondos nuevos a su negocio o de no repartir dividendos, que a efectos nuestros tiene similar efecto.

A consecuencia de lo anterior también es útil analizar la ratio denominada “Pay- out” o porcentaje de beneficio que se reparte a los accionistas o se mantienen como reserva.

Su cálculo es sencillo: dividendos/ beneficio neto.

La tipología de empresa, de accionistas… condicionan en muchos casos la política de dividendos de las empresas. Las grandes empresas suelen tener compromisos con sus socios institucionales de pagos casi con estructura de cupón: Eléctricas, bancos… otras de carácter familiar suelen tender a capitalizar los beneficios, situación muy habitual en las pequeñas empresas pues no es ningún secreto que en muchos casos las cuentas de resultados de las pymes soportan gastos particulares de los empresarios.

Continuará

Gestión de retrasos en Grow.ly

En el post de hoy vamos a comentar cuál es la gestión que realiza Grow.ly en los retrasos del pago de cuotas. Desde Grow.ly se analizan exhaustivamente todas las empresas que se publican, aceptándose solo aquellas empresas que entendemos tienen capacidad de reembolso. No obstante, la decisión de prestar es siempre del inversor y él es quien asume el riesgo del buen fin de la operación. Por ello, debe hacer su propia valoración y análisis de la empresa, teniendo en cuenta que las circunstancias pueden cambiar y que ello podría implicar el impago total o parcial del préstamo.

Grow.ly realiza un seguimiento continuo de las empresas con préstamos formalizados, así como de aquellas empresas que están en fase de estudio, con el fin de detectar posibles cambios en su situación financiera que puedan afectar a futuro para nuevas operaciones o bien iniciar acciones previas en caso de deterioro.

Sin embargo, el riesgo del impago existe y, aunque lo asume el inversor, en Grow.ly actuamos en nombre de todos los inversores para los trámites de recobro del préstamo. Desde Grow.ly consideramos que hay dos puntos clave en la gestión del impago: la rapidez en la gestión del mismo y la transparencia de la información hacia los clientes.

Pero, ¿qué ocurre cuando se produce un retraso en Grow.ly?

Como comentamos, uno de los aspectos fundamentales en la gestión de los impagados es la inmediatez en la actuación, para ello es necesario conocer lo antes posible cuando se produce un impago. En este sentido la modalidad que ha elegido Grow.ly para que las empresas paguen sus cuotas es a través recibos SEPA B2B donde acreedor y deudor deben ser empresas (no particulares). Esta modalidad solo permite el rechazo o devolución por el deudor (empresa) hasta 3 días hábiles posteriores al vencimiento, renunciando este al derecho a ser reembolsado por su entidad financiera una vez efectuado el cargo. Ello permite a Grow.ly conocer con rapidez el resultado del pago de forma fehaciente. Desde Grow.ly tenemos distintas fases y herramientas para gestionar los posibles impagos:

Gestión amistosa

En el momento en el que se produce un retraso de una cuota desde Grow.ly se contacta con la empresa tanto vía telefónica como a través de correo electrónico preguntando al cliente los motivos de la devolución y solicitando el abono inmediato del mismo.

En esta primera acción se resuelve un alto pexels-photo-886465porcentaje de las devoluciones, muchas veces derivado de un error técnico con el banco que no ha procesado correctamente el mismo, o del cliente porque en ese momento la cuenta bancaria donde se ha emitido el recibo no tenía suficiente saldo para asumir el importe. En estos casos de errores el retraso se suele solucionar de forma inmediata.

En otras ocasiones este retraso puede deberse a tensiones de liquidez que pueda estar experimentando la empresa derivado de distintos hechos como por retrasos en los pagos de sus clientes, un incremento de gastos, un descenso de las ventas…

Ante este tipo de situaciones el equipo de Grow.ly mantiene un contacto continuo con la empresa y los avalistas si los hubiera, pudiéndose dar distintas casuísticas dependiendo de la empresa y en muchas ocasiones la situación de resuelve en cuestión de días o de unas pocas semanas puesto que el impago se produce por una situación puntual de falta de liquidez.

Si una vez transcurrido el plazo razonable el impago no se resuelve se remite a la empresa una comunicación vía burofax reclamando el pago de la cuota e informando que en caso de persistir el impago y una vez transcurridos 30 días desde el vencimiento se incorporará su impago a ASNEF (Asociación Nacional de Establecimiento Financieros) a la que Grow.ly está adherida. La inclusión en el “fichero ASNEF” acelera en muchas ocasiones el pago de la deuda puesto que ello limita el acceso al crédito de la empresa.

Si el impago persiste Grow.ly sigue realizando acciones amistosas con la empresa, solemos visitar al cliente e intentamos establecer un plan de pagos razonable para  que la empresa pueda asumir su situación. Para nosotros, una solución por la vía amistosa es el mejor procedimiento puesto que evita costes adicionales y se suele llegar a soluciones de forma más rápida. No obstante, en el momento que detecta que los argumentos esgrimidos por la empresa no son coherentes, que no ha realizado ningún pago a cuenta y que existen 3 cuotas impagadas o tres meses desde el último impago (en algunos casos concretos este procedimiento podría iniciarse previamente), se inicia el proceso de reclamación por vía judicial, sin perjuicio de seguir manteniendo el procedimiento amistoso.

Gestión judicial del impago

A pesar de que como hemos mencionado anteriormente, siempre realizamos una gestión amistosa del impago, hay ocasiones en las que, derivado de distintos hechos (antigüedad de la deuda, disposición del cliente, situación de la empresa…), se decide iniciar el procedimiento judicial. El procedimiento judicial está contratado con un despacho de abogados especialista que se encarga de todas las acciones judiciales necesarias para reclamar la deuda al deudor y avalistas. A partir del momento en que el préstamo entra en proceso judicial los tiempos dependen del juzgado que lleve el caso. El procedimiento judicial tiene por objeto el cobro de las cantidades adeudadas o el embargo de los bienes tanto de la empresa titular del préstamo, como de los avalistas de la operación.

Si bien en algunas ocasiones los procedimientos pueden dilatarse, las acciones de reclamación persisten en el tiempo. En este sentido los abogados periódicamente revisan los posibles cambios en los bienes o ingresos tanto de titular como de los avalistas con el fin de embargarlos en caso de producirse. En este sentido la acción de recobro no finaliza nunca, si bien hay que renovar la demanda cada 5 años, para que siga surgiendo efecto.

No obstante, paralelamente a la acción judicial seguimos siempre manteniendo el recobro por la vía amistosa ya que la situación del cliente puede cambiar y muchas veces se puede terminar resolviendo más rápido por esta vía.

¿Qué ocurre en el caso de un pre-concurso de acreedores o concurso de acreedores?

El Concurso de Acreedores es un proceso judicial que se inicia a petición de parte, bien del propio deudor (Concurso voluntario), bien por sus acreedores (Concurso necesario) u otras personas a las que la ley atribuye legitimación, tales como los socios.  Este tema será tratado en un post especifico al efecto, pues merece un tratamiento singular.

Consideración de las pérdidas patrimoniales en el Impuesto de la Renta de las Personas Físicas

Esta información es de carácter general, y en ningún caso puede entenderse como una opinión profesional ni como asesoramiento jurídico-tributario-

A título informativo la Ley de IRPF (Ley 35/2006, de 28 de noviembre) permite considerar como pérdida patrimonial aquellas pérdidas derivadas de créditos vencidos y no cobrados conforme a unos requisitos y reglas de imputación temporal que determinan el momento en el que se puede entender que la pérdida es efectiva e incluirla en la declaración de IRPF.

Estas reglas y requisitos se contienen en el artículo 14.2.k) de la Ley del Impuesto que además regula el supuesto en que, con posterioridad al cómputo de la pérdida, se cobre el crédito, así como en la disposición adicional vigésima primera de la Ley 35/2006.

En este sentido El artículo 14.2.k) prevé lo siguiente:

“k) Las pérdidas patrimoniales derivadas de créditos vencidos y no cobrados podrán imputarse al período impositivo en que concurra alguna de las siguientes circunstancias:

1.º Que adquiera eficacia una quita establecida en un acuerdo de refinanciación judicialmente homologable a los que se refiere el artículo 71 bis y la disposición adicional cuarta de la Ley 22/2003, de 9 de julio, Concursal, o en un acuerdo extrajudicial de pagos a los cuales se refiere el Título X de la misma Ley.

2.º Que, encontrándose el deudor en situación de concurso, adquiera eficacia el convenio en el que se acuerde una quita en el importe del crédito conforme a lo dispuesto en el artículo 133 de la Ley 22/2003, de 9 de julio, Concursal, en cuyo caso la pérdida se computará por la cuantía de la quita.

En otro caso, que concluya el procedimiento concursal sin que se hubiera satisfecho el crédito salvo cuando se acuerde la conclusión del concurso por las causas a las que se refieren los apartados 1.º, 4.º y 5.º del artículo 176 de la Ley 22/2003, de 9 de julio, Concursal.

3.º Que se cumpla el plazo de un año desde el inicio del procedimiento judicial distinto de los de concurso que tenga por objeto la ejecución del crédito sin que este haya sido satisfecho.

Cuando el crédito fuera cobrado con posterioridad al cómputo de la pérdida patrimonial a que se refiere esta letra k), se imputará una ganancia patrimonial por el importe cobrado en el período impositivo en que se produzca dicho cobro.

Preguntas frecuentes sobre la fiscalidad crowdlending (Renta 2017)

El próximo 4 de abril comienza la campaña de la declaración de la Renta 2017, en este post trataremos de resolver los principales aspectos que hay que tener en cuenta sobre la fiscalidad de crowdlending:

Captura de pantalla 2018-04-05 a las 11.23.361- Los intereses devengados en los préstamos de crowdlending, ¿están sujetos a una retención fiscal?

Los intereses generados por la inversión en un préstamo en crowdlending son rentas de capital y por tanto tienen el mismo tratamiento fiscal que los intereses bancarios corrientes, formando parte de la base imponible del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas o de Sociedades, como rendimiento del capital mobiliario.

Los intereses generados por la participación en los préstamos en crowdlending, están sujetos al Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) en concepto de rendimiento del capital mobiliario. En concreto se rige por el artículo 25 “Rendimientos íntegros del capital mobiliario” de la Ley 35/2006 del IRPF, al tipo impositivo legal que marca la Agencia Tributaria que, actualmente es el 19%.

2- ¿Quién tiene la obligación de realizar la retención y declararla a la Agencia Tributaria?

Aunque la obligación de practicar la retención es de la empresa que ha contraído el préstamo, en Grow.ly practicamos, por indicación de los prestatarios, la retención correspondiente a los intereses percibidos por nuestros inversores. Dicha retención se declara e ingresa en la Agencia Tributaria.

Al cierre de cada ejercicio fiscal, nuestros inversores reciben de Grow.ly un certificado con información fiscal donde se detallan las retenciones practicadas por cada préstamo. Esa misma información le deberá aparecer en el borrador que la Agencia Tributaria le remita para su declaración de la renta del ejercicio correspondiente.

3- ¿En qué casilla me debe de aparecer en mi declaración de Hacienda los rendimientos de capital obtenidos por mis inversiones en crowdlending?

Los intereses devengados en los préstamos por su naturaleza son “Rendimientos explícitos de capital mobiliario”, y deberían de figurar en la casilla 025, dentro del apartado “Rendimientos del capital mobiliario a integrar en la base imponible del ahorro”.

4- ¿Es deducible la tarifa de administración de la base imponible?

En referencia a la deducción de gastos el artículo 26 de la Ley 35/2016 estipula lo siguiente:

 “Tienen la consideración de gastos deducibles exclusivamente los gastos de administración y depósito de valores negociables, y no es admisible la deducción de ningún otro concepto de gasto. A estos efectos, se consideran gastos de administración y depósito aquellos importes que repercutan las empresas de servicios de inversión, entidades de crédito u otras entidades financieras que, tengan por finalidad retribuir la prestación derivada de la realización, por cuenta de sus titulares, del servicio de depósito de valores representados en forma de títulos o de la administración de valores representados en anotaciones en cuenta. No serán deducibles las cuantías que supongan la contraprestación de una gestión discrecional o individualizada de carteras de inversión, en donde se produzca una disposición de las inversiones efectuadas por cuenta de los titulares con arreglo a los mandatos conferidos por éstos”.

Con carácter de prudencia, entendemos que no estamos incluidos en los supuestos descritos en el artículo antes mencionado y por lo tanto no sería deducible nuestra tarifa de administración a día de hoy.

5- ¿Puedo declarar una cuota que tengo impagada como una “pérdida patrimonial”?

Para poder declarar un posible impago como una pérdida patrimonial, de acuerdo a los conceptos que estipula la Ley de IRPF (Ley 35/2006, de 28 de noviembre) permite su consideración como pérdida patrimonial pero conforme a unos requisitos y unas reglas de imputación temporal que determinan el momento en el que se puede entender que la pérdida es efectiva e incluirla en la declaración de IRPF.

El artículo 14.2.k) prevé lo siguiente:

“k) Las pérdidas patrimoniales derivadas de créditos vencidos y no cobrados podrán imputarse al período impositivo en que concurra alguna de las siguientes circunstancias:

1.º Que adquiera eficacia una quita establecida en un acuerdo de refinanciación judicialmente homologable a los que se refiere el artículo 71 bis y la disposición adicional cuarta de la Ley 22/2003, de 9 de julio, Concursal, o en un acuerdo extrajudicial de pagos a los cuales se refiere el Título X de la misma Ley.

2.º Que, encontrándose el deudor en situación de concurso, adquiera eficacia el convenio en el que se acuerde una quita en el importe del crédito conforme a lo dispuesto en el artículo 133 de la Ley 22/2003, de 9 de julio, Concursal, en cuyo caso la pérdida se computará por la cuantía de la quita.

En otro caso, que concluya el procedimiento concursal sin que se hubiera satisfecho el crédito salvo cuando se acuerde la conclusión del concurso por las causas a las que se refieren los apartados 1.º, 4.º y 5.º del artículo 176 de la Ley 22/2003, de 9 de julio, Concursal.

3.º Que se cumpla el plazo de un año desde el inicio del procedimiento judicial distinto de los de concurso que tenga por objeto la ejecución del crédito sin que este haya sido satisfecho.

Cuando el crédito fuera cobrado con posterioridad al cómputo de la pérdida patrimonial a que se refiere esta letra k), se imputará una ganancia patrimonial por el importe cobrado en el período impositivo en que se produzca dicho cobro.”

En el caso de que esté en algún supuesto que se pueda considerar como fallido, desde Grow.ly le habremos mandado un certificado fiscal donde se ha incluido el importe de los préstamos fallidos para que los pueda declarar como una pérdida patrimonial en su declaración de IRPF. Mientras los préstamos estén impagados hay posibilidad de recuperación y es por eso que desde la Agencia Tributaria no se permite que nuestros inversores puedan declarar estos otros impagos como una pérdida.

– Esta información es de carácter general, y en ningún caso puede entenderse como una opinión profesional ni como asesoramiento jurídico-tributario-