Archivo de la etiqueta: empresas

Trucos Excel para tus tareas cotidianas III

En esta entrada del blog, vamos a continuar explicando algunos sencillos trucos o fórmulas que nos ofrece la herramienta Excel, que esperamos que os puedan servir para ser más rápidos y eficientes en vuestros trabajos, minimizando así el trabajo manual que puede llevar a cometer más errores.

Buscar y Reemplazar texto o numero

Nos puede ocurrir en una tabla con una gran cantidad de información  que necesitemos buscar un dato, y, en vez de tener que ojear toda la hoja, existe la opción de “buscar”. Esto nos ayuda a encontrar de forma automática la celda con del dato que estamos buscando. Pongamos por ejemplo que tenemos una tabla con todos los datos de contacto de nuestros clientes y queremos buscar el teléfono de un cliente concreto (ej: “ABC S.L”):

Nos vamos a la opción de “Edición” en la barra de menú de nuestra hoja y seleccionamos el comando “Buscar”.

(Existe también un atajo, sin ir a la barra de menú puedes pulsar en tu ordenador “Ctrl F” o en caso de un Mac  “Cmd F” y te lleva directamente a la función que vamos a utilizar).

Nos sale el siguiente cuadro donde pondremos el nombre que queremos buscar (ABC) y pulsamos el botón de “Buscar siguiente”.

Tras pulsar el botón, nos lleva automáticamente a la hoja señalando la celda que contiene el texto “ABC” y rápidamente podemos ver su teléfono.

Además de la opción de “Buscar”, el Excel nos permite buscar un texto o número y reemplazarlo por otro de forma automática. Esta herramienta es muy útil en los casos en los que, en la misma tabla, viene un dato que está repetido múltiples veces y que queremos sustituir por otro rápidamente. Por ejemplo, nuestro cliente “ABC” nos informa que cambia su nombre a “ABC Perros y Gatos S.L.“. Para reemplazar de forma automática dentro de nuestra tabla, le damos a la opción de “Buscar” el nombre que queremos cambiar y pinchamos sobre la opción “Reemplazar”.

Escribimos el nuevo nombre que queremos reemplazar: “ABC Perros y Gatos S.L.” y seleccionamos la opción de “Reemplazar todas”. Automáticamente nos aparecerá el nuevo nombre:

Actualizar fecha de hoy automáticamente

Podemos estar trabajando con tablas en las que actualizamos la información diariamente y en la cabecera de nuestra hoja o en alguna fórmula que utilizamos necesitamos indicar la fecha real del día en el que estamos. La gran mayoría de las veces escribimos cada día la fecha en la que estamos, pero existe una opción que nos pondrá automáticamente la fecha real utilizando la siguiente fórmula:

Cada día nos indicará la fecha de hoy. También podemos cambiar el formato de fecha que queremos visualizar, pulsando el botón derecho de nuestro ratón y seleccionado la opción “Formato de celdas”

Subrayado automático de celdas

Cada vez usamos menos papel y casi todo lo consultamos en el ordenador, pero, en ocasiones, echamos de menos una función en papel que es resaltar los datos con un marcador. Excel nos permite subrayar nuestras celdas, prefijando previamente las características de los datos que queremos subrayar.

En nuestro ejemplo vamos a mostrar cómo resaltar todas aquellas celdas que están vacías:

En el menú nos vamos a la opción de “Edición: Buscar – Ir a”

Dentro de la opción “Ir a” pulsamos en el cuadro “Especial”

Aquí seleccionamos el tipo de celdas que vamos a querer destacar: “En blanco”.

De forma automática se nos seleccionarán todas las celdas que estén vacías y podremos ponerle el color que más nos guste.

La pyme en España (2)

Vamos a seguir profundizando en el estudio de la pyme en España (consulta aquí el blog anterior). En esta ocasión analizaremos cómo ha evolucionado en estos últimos años utilizando para ello los datos del Instituto Nacional de Estadística que, si bien no son coincidentes con los facilitados por el Ministerio de Empleo y Seguridad Social, puesto que este último únicamente contempla aquellas empresas que tienen como mínimo un empleado, mientras que la primera corresponde a las empresas dadas de alta en los registros mercantiles, son también una buena fuente de información y nos permite también un análisis interesante.

Para el estudio hemos escogido el periodo que va desde diciembre de 2008 a junio de 2018. De tal forma que tomamos todo el periodo de la crisis y la posterior recuperación. En este sentido, si comparamos diciembre 2008 con el último dato disponible de 2018 aparece una pérdida del 2,54% de empresas pasando de 3.422.239 a 3.337.646. Sin embargo, este dato es engañoso y no refleja adecuadamente la realidad, puesto que si contemplamos solo aquellas empresas que tienen algún trabajador contratado, el número se reduce significativamente y la evolución es todavía más negativa pasando de número 1.667.865 (diciembre 2017) empresas a 1.491.785 (junio 2018) con una caída del 10,80%.

Si vemos la evolución por años, 2008 fue el último año donde todavía el saldo fue positivo para caer significativamente a partir de 2009 especialmente en el periodo 2009 a 2012 con caídas anuales superiores al 4% en todos los años, no recuperándose levemente hasta 2016 y 2017 y con un buen comportamiento en lo que llevamos de 2018 con una subida del 2,24% con relación a final de 2017.

 Especialmente significativa es la evolución del periodo en función del tamaño de las empresas consideradas por el número de trabajadores. En este sentido, existen diferencias importantes en función del tamaño de la empresa tal y como se puede observar en el siguiente cuadro:

 Si bien, como hemos dicho, en todos los tramos la reducción del número de empresas es importante, destaca especialmente la pérdida en el tramo de 10 a 49 empleados donde se ha reducido un 27% el stock de empresas, pasando de 172.078 empresas a finales de 2008 a 126.345 a junio de 2018, recuperándose desde el mínimo que se produjo en 2014 con 108.383 empresas activas. Solo por este tramo se han perdido más de 1,3 millones de puestos de trabajo, siendo el tramo donde mayor empleo se ha perdido con diferencia.

Como punto positivo, podemos destacar el buen comportamiento en los últimos 3 años y en especial en lo que llevamos de 2018 de las pymes. Sin duda, estos datos reflejan que las pymes siguen siendo el motor del empleo en España y por ello es fundamental que tengan vías de financiación para poder seguir creciendo y desarrollándose.

Grow.ly supera los 15 millones de euros prestados

Empezamos noviembre con un nuevo hito alcanzado en Grow.ly: ¡nuestros más de 3.200 usuarios han financiado ya más de 15.000.000€ en más de 350 operaciones!

Si tardábamos 34 meses en alcanzar los primeros 5 millones, los últimos 5 los hemos alcanzado en apenas 9 meses, llegando de esta manera a cada vez más empresas y permitiendo a su vez que inversores puedan diversificar más fácilmente su cartera entre distintos proyectos. Sin duda, corroborando una vez más que el sector sigue creciendo y que sigue siendo una apuesta clara para empresas e inversores, sin cuya confianza, el crowdlending no sería posible.

 

Las empresas que se han financiado con nosotros llevan de media 25 años funcionando, facturan una media de 8M€ y dan empleo a alrededor  de 88 trabajadores. Además, cada vez llegamos a más partes del país, estando actualmente presentes en 15 de las Comunidades Autónomas.

En Grow.ly apostamos por seguir creciendo, llegando a más empresas e inversores porque estamos convencidos de que el crowdlending se convertirá cada vez con más importancia en un instrumento clave en la financiación para las pymes a nivel mundial. Además de ser un producto muy interesante para inversores que buscan obtener una rentabilidad atractiva pero también contribuir al crecimiento del tejido empresarial del país, las pymes.

Queremos agradecer a todas aquellas personas y empresas que nos acompañan en el desarrollo y crecimiento de este modelo de negocio que gana cada vez un mayor tamaño e importancia en la financiación de las empresas tanto en el país como en el resto del mundo. Gracias a todos por formar parte del cambio.

Grow.ly, creciendo juntos.

Analizando el balance de una empresa. El cash flow (XXII)

Siguiendo con nuestros posts sobre el análisis de los estados financieros de una empresa hoy iniciaremos el análisis de la empresa con una visión que es fundamental cuando eres proveedor financiero:

Las empresas tienen diversos tipos de proveedores, tales como proveedores de mercancías o materias primas, laborales, servicios…todos ellos entregan algo a cambio de dinero. El proveedor financiero (nosotros) que presta dinero, también espera que se le pague con dinero, por eso en nuestro análisis damos un paso más. Vamos a intentar saber si la empresa ha generado dinero y para ello vamos a desarrollar el concepto de Cash Flow o generación de fondos.

Con la cuenta de pérdidas y ganancias sabemos lo que ha facturado una empresa (no lo que ha cobrado), la mercancía que ha vendido (no la que ha comprado), los gastos en que ha incurrido (no los que ha pagado) e incluso determinados costes que ha imputado (ej: amortización). Ahora debemos ponerlo todo en términos de dinero de efectivo y no de compromisos de cobros (cuenta de clientes) o compromisos de pagos (proveedores y acreedores básicamente).

Paso a paso vamos a ver cuánto de lo que vende la empresa se transforma en dinero, de este cuánto se necesita para pagar a los proveedores y para sus inversiones de activo fijo y finalmente cuál es el remanente que puede aplicar para pagos tales como cancelaciones de deuda o pagos de dividendos.

Este análisis  sería más sencillo si los estados financieros se rigieran por criterios de caja, es decir, que ventas coincidiera con cobros y gastos con pagos, pero generalmente los estados financieros de las empresas se elaboran con vistas al informe a los accionistas, inversores y hacienda que están más preocupados en saber cuánto se vende o gana. El flujo de cobros y pagos le preocupa al director/tesorero financiero que debe buscar financiación para los desfases de circulante e inversiones, y a los proveedores financieros (nosotros) que vemos impacientes como fluye el dinero por la empresa.

En definitiva, los estados financieros siguen generalmente criterios de devengo y a nosotros nos interesa un criterio de caja. Con en análisis de Cash Flow intentaremos aproximar ambos criterios.

¿Cómo definimos Cash Flow?

La forma tradicional de definirlo dice que es la suma del beneficio después de impuestos más las amortizaciones. A nosotros a estas alturas del blog, expertos analistas, nos parece una definición incompleta.

En primer lugar, ¿qué entendemos por beneficio? ¿qué ocurre si nuestra empresa ha ganado dinero gracias a que ha vendido un edificio, una cartera de acciones o ha tenido un crédito fiscal que suma en lugar de restar?

Por eso decimos que el beneficio ha de ser el procedente de operaciones ordinarias, por tanto, recurrentes en el tiempo (esto ya lo contamos en el blog que hablábamos de la cuenta de resultados). Para ello deduciremos del beneficio los ingresos extraordinarios y para ser consecuentes los gastos extraordinarios, pues ninguno de ambos han de ser considerados pasados ni futuros.

Cuando las empresas tienen ingresos financieros sustanciales, y lógicamente no estamos analizando una empresa financiera, también deberíamos restarlos pues pueden distorsionar el margen ordinario del cliente. Haciendo estas salvedades obtenemos el que podemos denominar Resultado Neto Ordinario, el beneficio o pérdida que la empresa obtiene por su actividad ordinaria.

Continuará

Diversificación

En nuestra sección para inversores recomendamos cinco pautas para una estrategia de inversión eficaz, entre las que se encuentra “minimizar el riesgo mediante la diversificación en el crowdlending”. Desde Grow.ly entendemos que una adecuada gestión del riesgo incluye una adecuada diversificación de los riesgos. En este sentido, en Grow.ly hemos incorporado recientemente herramientas para ayudar a los inversores en la gestión del riesgo de concentración: un detalle de todas las empresas con el importe invertido pendiente y el porcentaje que este representa sobre la cartera y un “índice de riesgo de concentración”. Ambas informaciones se encuentran dentro del apartado de estadísticas.

Concentración por empresa: Tal y como les informamos en nuestro post de novedades en el mes de julio, hemos creado una tabla en la sección de estadísticas con el fin de que nuestros inversores puedan conocer en detalle qué importe está invertido en cada empresa y qué porcentaje este representa sobre el total de la cartera. Se ha incorporado dicha información en el apartado de estadística bajo el título de concentración y en él se refleja el nombre de la empresa, el importe inicialmente invertido, el saldo actual y el porcentaje que este último significa sobre el total de la cartera en el momento. La información está ordenada de mayor a menor concentración. Además, se han establecido unos parámetros orientativos de clasificación del riesgo con colores por empresa utilizando la siguiente tabla:

Una cartera adecuadamente diversificada sería aquella en la que se ha invertido en un mínimo de 50 empresas con porcentajes parecidos en cada una de ellas. A efectos prácticos si el importe fuera el mismo en cada una de ellas estaríamos exactamente en un 2% en cada uno, de ahí que el tramo de 1 al 2,5% se considere riesgo bajo. Por el contrario, si tuviéramos exactamente un 10% en cada empresa, significaría que estamos en 10 empresas, por lo que se considera un riesgo muy alto, puesto que en caso de impago de alguna de ellas el efecto sobre la rentabilidad es excesivo.

Una diversificación adecuada reduce el riesgo de pérdida, a mayor diversificación menor riesgo.

Índice de riesgo de concentración: además de informar del riesgo en cada empresa, se ha creado un índice de riesgo de concentración que valora en su conjunto el riesgo de la cartera.

El índice se sirve la metodología del conocido como índice de Herfindahl o Indice de Herfindahl e Hirschman (IHH), muy utilizado para medir la concentración económica de un mercado o la concentración de una cartera de inversiones. El índice valora tanto el número de empresas en las que se participa como el peso que puedan tomar cada una de ellas en el total.

Sin entrar en las consideraciones teóricas que se pueden encontrar en la propia sección de estadísticas, el índice toma valores de 0 a 100. Siendo 0 la máxima diversificación posible con infinitas inversiones y 100 la máxima concentración en una sola empresa.

Vamos a poner dos ejemplos para explicar mejor el significado del índice:

> Ejemplo 1: Supongamos una cartera con 50 empresas en las que en todas se ha invertido la misma cantidad (100 € por ejemplo). El índice daría valor 2 de la escala de 0 a 100. Nótese

que como hemos invertido la misma cantidad en cada empresa, tenemos una cuota de un 2% en cada una de ellas. Esto es lo que representa el índice.

> Ejemplo 2: Si en estas mismas 50 empresas en una de ellas tuviéramos una inversión de 500 € (ella sola representaría del 9,25% de la cartera, mientras que en el resto de casos supondría un 1,85% cada una de ellas), el índice se elevaría al 2,54. Obsérvese que si hubiéramos invertido 100 € en 40 empresas, la cuota de cada una de ellas seria del 2,50%. En definitiva, el índice muestra que, dada la concentración en una de las empresas, a efectos de concentración es como si hubiéramos invertido en unas 40 empresas en lugar de las 50 que estamos realmente invertidos. Si el mismo ejercicio lo hiciéramos invirtiendo en 2 empresas 500 € y en el resto 100€, el índice alcanzaría el valor 3,36, es decir a efectos de concentración es como si solo estuviéramos en 30 empresas.

Finalmente, con el fin de facilitar la interpretación hemos clasificado las carteras en 5 tipos al estilo de la concentración en empresas según el siguiente cuadro:

En Grow.ly siempre recomendamos la mayor diversificación posible a efectos de mitigar los posibles riesgos de impagos. A mayor diversificación, menor riesgo y mejor rentabilidad.

Deseamos que esta información les sea de la máxima utilidad para gestionar mejor su cartera y obtener una mejor rentabilidad con riesgos controlados.

Analizando el balance de una empresa (XXI)

En el último Blog dejamos pendiente una ratio que nos permite medir la productividad de la empresa desde el punto de vista de su tamaño, ratio que denominamos ROA por su denominación anglosajona = Return On Assets, o rentabilidad sobre activos. Su cálculo es en teoría sencillo:

Margen de Explotación / Total Activo

El cual a su vez se completa con dos ratios más:

Margen de explotación / Ventas Netas

Ventas netas / Total activo

Como veis trabajamos con margen de explotación, por tanto, antes de costes financieros, variable que puede ser una decisión empresarial o del accionista, hay que determinar el nivel de apalancamiento que quiere y los costes que ello conlleva.

Ambas ratios nos indican el grado de eficiencia de la empresa, pues mientras el primero nos optimiza los costes de producción, el segundo optimiza los medios de producción. Siempre será mejor empresa – comparándola en su sector – la que venda más, requiriendo menos inversión.

Ambas ratios son gestionables, generalmente, y para eso hay teorías: muchas empresas optan por el alquiler frente a la compra, para reducir activos, en otros casos optan por la optimización de existencias para reducir circulante… No hay fórmulas perfectas, el no tener inmuebles se puede ver como una falta de patrimonio de la empresa y por tanto de solvencia desde un punto de vista tradicional (alquiler vs amortización) y el reducir existencias puede provocar problemas de abastecimiento ante situaciones inesperadas (una huelga de transporte o proveedores).

El tipo de actividad también determina los componentes de la rentabilidad:

  • Empresas comerciales (por ejemplo, importadores o distribución). Alta rotación y por tanto ventas, pero bajo margen por artículo.
  • Empresas industriales (por ejemplo, fabricantes) baja rotación /alto margen por unidad vencida.

También hay empresas que engordan su balance con partidas que no le aportan nada desde el punto de vista de negocio y por tanto de rendimientos: inversiones en otras empresas, préstamos a filiales, préstamos a socios, activos no operativos… Hace años recuerdo que analizando una empresa en el activo estaba la vivienda del propietario ¿esto resta o suma?

Para verlo más gráficamente usemos un sencillo ejemplo: la empresa AOLSA con recursos propios de 1.800.000 € tiene un balance de 7.000.000€. Tiene margen de explotación de 1.200.000 € y gastos financieros de 800.000€ y un beneficio antes de impuestos de 400.000 €.

ROA: 1.200.000/7.000.000 = 17%

Esta es la rentabilidad de la actividad. ¿Cómo se distribuye entre los financiadores de la empresa, es decir, accionistas y prestamistas? Un adecuado apalancamiento puede mejorar en términos porcentuales la rentabilidad de los accionistas, por eso existe en muchos casos altos apalancamientos, máxime con tipos bajos.

¿En qué ayuda el apalancamiento?:

  1. Los gastos financieros – hasta un límite- son deducibles
  2. Cuando los tipos de interés son bajos y por tanto el coste de la deuda debe ser menor que el coste de los recursos propios y porque además asumen menos riesgos.

¿Cómo se calculan los gastos financieros? No es fácil pues si por la cuenta de resultados sabemos el coste real – una cifra- al ponerlo en relación con la deuda de la empresas hay que hacer valoraciones de saldos medios, deudas fuera de balance (descuento, factoring…). Ante esta dificultad optamos por comparar ROE (rentabilidad sobre recursos propios) con ROA (rentabilidad sobre activos). Veamos:

Cuando la ROE es superior a la ROA el apalancamiento es positivo, es decir, al accionista le ha compensado asumir deuda de terceros. Cuando la ROA es superior a la ROE el apalancamiento es negativo y por tanto la empresa a llegado al máximo de su endeudamiento desde un punto de vista de rentabilidad. ¡Ojo! Un ROE < ROA no implica pérdidas.

En nuestro ejemplo: ROE: 400.000 / 1.800.000 = 22%

Puesto que el ROE (22%) > Roa (17%), podemos decir que el nivel de apalancamiento es adecuado. Luego habrá otras consideraciones como posibles subidas de interés, tamaño de la empresa, etc. Es decir, el accionista se beneficia del dinero que le prestan otros pues lo hacen a tipo inferior a la rentabilidad que espera de sus recursos propios.

Continuará.

La pyme en España (1)

Uno de los objetivos de Grow.ly es la de facilitar financiación alternativa a las empresas a través de la aportación de multitud de inversores, participando en el crecimiento del tejido empresarial del país y colaborando en la creación de empleo. Este post es el inicio de un bloque donde vamos a mostrar cuál es el perfil de la pyme española. Para ello vamos a utilizar el último “Informe sobre la PYME 2016” realizada por la Dirección General de Industria y de la Pequeña y Mediana Empresa dependiente del Ministerio de Economía, Industria y Competitividad correspondiente al ejercicio 2016 actualizada en algunos datos a abril 2018.

¿Cuántas empresas hay en España?

El número de empresas existentes en España puede ser controvertido en función de la fuente utilizada. En este sentido un dato bastante fiable es utilizar el que proporciona el Ministerio de Empleo y Seguridad Social relativo a empresas inscritas en la Seguridad Social. En definitiva, son empresas que tienen algún empleado en activo, bien directamente el propio autónomo o el administrador cuando tiene forma jurídica de sociedad, en consecuencia, son empresas, en principio, activas. Este dato es el que utiliza la Dirección General de la Industria y de la Pequeña y Mediana Empresa para en su informe de “Cifras pyme”. Según dicho informe a abril de 2018 existen en España 2.874.068 empresas con un crecimiento interanual del 0,54%. En el siguiente cuadro se puede ver la distribución según número de empleados:

De las cerca de 3 millones de empresas, más de la mitad son autónomos sin asalariados a su cargo, 1.546.209. Otro aspecto destacable es el relativo bajo número de empresas con más de 250 trabajadores (4.649), si bien en el último año este tramo es el que más crece con un crecimiento anual del 4,38%, junto con el de empresas de entre 50 y 249 trabajadores, que crece un 4,06%. En definitiva, un tejido empresarial muy atomizado.

¿Qué empleo generan las empresas?

 La misma fuente facilita el número de trabajadores afiliados a la Seguridad Social y su distribución por tamaños de empresa.

En abril de 2018 cerca de 19 millones de personas estaban afiliados a la SS.SS. de los que 15.594.295, el 82%, eran autónomos o empleados en empresas, con un crecimiento sobre el mismo mes del año anterior del 3,06%.

La distribución por tamaño de empresas se muestra en el siguiente cuadro

Más de 5 millones de empleos, el 33,6% del empleo en empresas, está concentrado en las 4.649 empresas de más de 250 trabajadores que es donde más ha crecido el empleo junto con las de 50 a 249 trabajadores con 2.404.047 empleados y un crecimiento del 4,24%. Es un buen dato el incremento de trabajadores en las empresas de mayor tamaño.

PYME Comparación con Europa

Como hemos comentado vamos a utilizar también el “Informe sobre la PYME 2016”. Este es el último informe publicado por la Dirección General de Industria y de la Pequeña y Mediana Empresa que, si bien utiliza datos de 2015, nos da una idea aproximada del perfil de la empresa española con alguna comparación a nivel europeo.

Según los criterios europeos una PYME es una empresa con menos de 250 trabajadores. Se considera que en Europa de los 28 estados (UE28), en 2015 existían cerca de 23 millones de PYMES que generaron 3.900 millones de Euros de valor añadido y dieron empleo a más de las dos terceras parte del empleo empresarial. La distribución del empleo por tamaño de la empresa en Europa comparada con España es la siguiente:

Significativa es la proporción de empleo que tienen las pymes españolas y en especial las micropymes. Así, la PYME española representa el 73% del total del empleo empresarial mientras que en Europa representa el 66,8%. Todavía más diferencial es el peso de la micropyme en España, el 41,1% del empleo que contrasta fuertemente con el 29,5% que representa en Europa lo cual dice mucho sobre el empleo en España.

En este primer post hemos visto cuántas empresas hay en España, su distribución por tamaño, cuánto empleo aportan y su comparativa con Europa. En próximos posts iremos analizando otros aspectos de la pyme española como su distribución por Comunidades o Sectores.

Desde Grow.ly estamos orgullosos de poner nuestro grano de arena en colaborar en el crecimiento de las empresas y ayudar en el aumento del empleo gracias a la aportación de muchos inversores que han ayudado a financiar proyectos empresariales.

Analizando el balance de una empresa (XX)

En el último post teníamos ya el beneficio (después de impuestos) que ha generado la actividad de la empresa. Y la pregunta que nos hacemos es ¿y ahora?

¿La empresa lo ha hecho bien o lo ha hecho mal? Y por tanto ¿Cuánto gana un empresario o accionista? Esta es la pregunta que se hace mucha gente.

Tenemos que relativizar y poner en referencia ese beneficio. En innumerables ocasiones la gente se “escandaliza” de lo que gana una empresa sin tener en cuenta factores como cuánta facturación ha tenido, cuánto capital ha invertido, a cuánta gente da empleo, etc. Por eso hemos de recurrir a unas ratios que nos permitan poner el beneficio (o las pérdidas) en perspectiva.Analisis financiero pymes crowdlending

Puesto que puede haber elementos que distorsionan el beneficio en base a desgravaciones, tipos impositivos que varían según ejercicios o partidas extraordinarias, lo primero que vamos a hacer es tomar como referencia el beneficio antes de impuestos quitando extraordinarios y calcularemos el siguiente ratio:

BENEFICIO antes de IMPUESTOS +/- EXTRAORDINARIOS / VENTAS

La utilización de esta ratio nos marca tendencias en la cuenta de resultados. Al quitar impuestos y extraordinarios podemos comparar con años anteriores las actividades recurrentes.

Este margen o ratio debe de completarse con dos más: Margen Bruto comparándolo con sus ingresos brutos y margen operativo donde ponemos en relación los gastos operativos con los ingresos operativos.

El análisis de las variaciones de estos márgenes (que tienden en el tiempo a mantenerse) nos dan indicios de mejoras o problemas en procesos productivos, incremento en costes de producción, tanto comparándolo con años anteriores como con empresas del sector.

Las actividades empresariales de un mismo sector suelen tener márgenes similares por eso no es fácil que, dentro de un mismo sector, en condiciones normales, haya empresas con márgenes muy diferentes. Mucha gente, ¡obviamente no los analistas que nos leéis!, se sorprenden cuando ven lo escasos que pueden ser los márgenes con los que operan muchas empresas, sobre todo en mercados “competentes y libres “pues solo leen la cifra bruta de beneficios y no el empeño y esfuerzo que casi siempre hay detrás. Por eso hay que recurrir a otras ratios para completar nuestro análisis como por ejemplo ¿cuánto ha ganado el empresario con respecto al capital que ha invertido?

La cifra de beneficios no es una medida de rentabilidad si no la ponemos en relación con los recursos que ha aportado el accionista, por lo que hemos de poner en referencia el beneficio con las aportaciones (capital, reservas… en definitiva, fondos propios) que han hecho. La ratio por si sola no nos dice mucho (¡salvo que sea negativa, claro!) y hay que ponerla en relación con referencias objetivas como, por ejemplo:

  1. Cuál es la rentabilidad que obtienen empresas de similares características (comerciales, industriales, servicios…)
  2. Cuál es la rentabilidad en activos sin riesgo, es decir, y en teoría, la deuda pública soberana. Si un empresario gana un 5% por su capital invertido en su negocio y la deuda pública paga el 4% ¿le compensará el esfuerzo? Actualmente con tipos de renta casi negativos las comparaciones son más fáciles. De ahí también la importancia de una política de tipos bajos como incentivo para la inversión (y no solo por aminorar los gastos financieros).

Estas valoraciones hemos de hacerlas desde la perspectiva de la predisposición que puede tener un empresario/accionista de aportar fondos nuevos a su negocio o de no repartir dividendos, que a efectos nuestros tiene similar efecto.

A consecuencia de lo anterior también es útil analizar la ratio denominada “Pay- out” o porcentaje de beneficio que se reparte a los accionistas o se mantienen como reserva.

Su cálculo es sencillo: dividendos/ beneficio neto.

La tipología de empresa, de accionistas… condicionan en muchos casos la política de dividendos de las empresas. Las grandes empresas suelen tener compromisos con sus socios institucionales de pagos casi con estructura de cupón: Eléctricas, bancos… otras de carácter familiar suelen tender a capitalizar los beneficios, situación muy habitual en las pequeñas empresas pues no es ningún secreto que en muchos casos las cuentas de resultados de las pymes soportan gastos particulares de los empresarios.

Continuará

Analizando el balance de una empresa (XIX)

Tras nuestro último post sobre análisis financiero, hoy iniciamos un breve análisis de los ingresos o pérdidas extraordinarias. Como su nombre indica no son operaciones recurrentes por ello debemos diferenciar las actuaciones típicas de las atípicas o no recurrentes. Empresas que recurren a este tipo de ingresos para mejorar sus cuentas de resultados generan dudas sobre su viabilidad a futuro. Igualmente cuando las empresas incurren en gastos extraordinarios deben valorarse si son producidos como consecuencia o reflejo de situaciones de años anteriores (Ej.: dar de baja clientes o existencias sin valor que no se hicieron en su momento) o son producto de sucesos extraordinarios de ejercicio en curso (incendio, etc.). 

Por ello podemos concluir que buenas empresas que generan un año de pérdidas por motivos extraordinarios (incendio o un plan de reducción de plantillas) normalmente podrán superar esa situación con su actividad ordinaria de años futuros. Por el contrario, empresas “malas” que superan el año con beneficios extraordinarios no podrán subsistir indefinidamente generando este tipo de ingresos. 

Captura de pantalla 2018-04-05 a las 11.28.45

Por ello cuando analicemos el cash-flow recurrente de una empresa hemos de restar los ingresos extraordinarios y sumar las pérdidas extraordinarias para tener una visión de la actividad ordinaria de la empresa. 

Al deducir las partidas extraordinarias (positivas o negativas) de su margen ordinario obtenemos en Beneficio antes de Impuestos. 

Nos queda un último coste por imputar a la cuenta de resultados. Los impuestos que gravan los beneficios de las empresas o los créditos fiscales que pueden generarse cuando se incurre en pérdidas. 

Hacienda es un socio que tienen todas las empresas y que les hace participes de sus beneficios. El impuesto de sociedades es un porcentaje sobre el beneficio, porcentaje que depende de varios factores. Primero es el tipo impositivo que fijen las autoridades fiscales: 15%,20%,30% 35%… que, según el momento y el tamaño de la empresa, puede variar. Adicionalmente las autoridades pueden otorgar beneficios fiscales vía desgravaciones por múltiples motivos: creación de empleo, inversión en tecnología, que reducen el tipo impositivo. 

Cuando la empresa incurre en pérdidas puede generarse un ingreso contable (no de caja) por el crédito fiscal que obtiene, es decir por la capacidad que tienen de compensar a futuro esas pérdidas con beneficios futuros y ello conlleva que en su cuenta de resultados refleje un ingreso, insisto no de caja, que generalmente se corresponde con una cuenta en el activo no corriente (activos por impuesto diferido) que refleja el saldo de impuestos a compensar en el futuro, se convierte en un crédito de la empresa contra la administración. 

El impreso del Impuesto de Sociedades, en la parte de liquidación nos da pistas sobre el importe devengado de impuestos y las posibles desgravaciones o bonificaciones que ha tenido la empresa, por eso es conveniente siempre pedirlo.

Continuará…

5 sencillos trucos de Excel para tus tareas cotidianas

Excel es una de las herramientas que está más presente en el día a día de muchos de nosotros. ¿Cuántas personas al llegar a su trabajo lo primero que hacen es abrir una hoja Excel? Sin duda, se trata de una de las herramientas “estrella” que nos puede ayudar a ser más eficaces, rápidos y exactos con la información que tenemos que tratar.

Anteriormente os contamos 5 cosas que puedes hacer en Excel para tu empresa y en esta entrada queremos compartir con vosotros algunos sencillos trucos y fórmulas adicionales que esperamos que os puedan ser útiles en vuestras tareas cotidianas:

1. Reducir el tamaño de un archivo

Las hojas de cálculo con una gran cantidad de información pueden ocupar mucho espacio en MB en nuestro disco duro o nos pueden dificultar el envío de ficheros muy pesados por correo electrónico. Para poder reducir el tamaño de un fichero hay un sencillo truco que es guardarlo como un libro binario, lo cual nos ayuda a reducir el peso del fichero en un 70-80%.

Cuando vamos a guardar el documento en “Guardar como” seleccionamos guardar en formato de “Libro binario de Excel”:

Libro binario de Excel

 

2. Unificar información de varias celdas en una 

A menudo tenemos información distribuida en varias celdas y necesitamos unirla en la misma celda, como en este ejemplo: 

Tabla_para funcion concatenar_Excel

Para poner el nombre completo en una celda de una persona en nuestro ejemplo, podemos utilizar la función “CONCATENAR” que os explicamos a continuación: 

1) Seleccionamos la celda donde queremos unificar la información, escribiendo la fórmula: =CONCATENAR( 

2) Especificamos la primera celda que queremos unificar “Nombre” que es la celda A2: =CONCATENAR(A2;

3) Para dejar un espacio entre el nombre y apellido después de signo; ponemos comillas “ “ separadas por un espacio: =CONCATENAR(A2;” “;

Excel_trucos_tareas cotidianas_2

4) A continuación, ponemos la siguiente celda que queremos unificar “Apelllido 1”  seguido por ; y de nuevo las comillas “ “ con el espacio:

CONCATENAR(A2;” “;B2;” “;

5) Y terminamos nuestra fórmula indicando la última celda de “Apellido 2”:

CONCATENAR(A2;” “;B2;” “;C2)

Tabla_funcion concatenar_Excel_2

 

3. Convertir las letras mayúsculas en minúsculas

Convertir en texto con letras mayúsculas en letras minúsculas es muy sencillo con la fórmula =MINUSC

Excel funcion mayuscula a minuscula_1

Tan solo tienes que escribir =MINUSC , seleccionando después la celda que quieres convertir =MINUSC(A2) y el texto se convierte a letras minúsculas:

Excel funcion mayuscula a minuscula_2

 

4. Agregar comentario a una celda

A veces en los datos que rellenamos, queremos realizar algún recordatorio o comentario como cuando usamos un post -it, sin alterar el formato y el contenido de nuestra hoja, y para eso puedes usar la opción de “Insertar Comentario”.

1) Haz clic con el botón derecho en la celda donde quieres poner el comentario y luego selecciona “insertar comentario” y escribe tu comentario:

Excel_trucos_tareas cotidianas_3

 

Excel_agregar comentario en celda

 

5. Restringir valores

A la hora de rellenar manualmente algunos datos de nuestras hojas de cálculo pueden surgir erratas. Para reducir estos posibles errores puedes restringir los valores que se pueden introducir en la celda, por ejemplo, indicando un rango determinado de fechas o un valor con un límite mínimo y máximo.

En nuestro ejemplo vamos a limitar de 1 – 12 meses el plazo de los préstamos.

En la sección Datos – Validación de datos – Configuración, indica las condiciones “Números enteros” y luego 1 como mínimo y 12 como máximo:

Excel_trucos_restringir valores_rango

Al teclear un número fuera de nuestro rango, saldría un mensaje de error.

Esperamos que podáis poner en practica algunos de estos trucos en vuestro día a día.