Archivo de la etiqueta: patrimonio

Inversión y gestión del dinero al alcance de todos. Libros (III)

Iniciamos nuevo mes y tenemos nueva entrega de la serie sobre libros. En este 3er post vamos a hablar sobre el libro publicado en 2016 por Marc Frau “Inversión y gestión del dinero al alcance de todos”.

¿Y qué fue lo primero que llamó nuestra atención? El hecho de poder tener una perspectiva de las distintas opciones para poder invertir y gestionar nuestras propias finanzas.

El autor nos cuenta desde su experiencia personal la importancia que tiene ahorrar y los principios básicos para poder hacerlo, apoyándose en distintos ejemplos.

Inversión_alcance_opciones y Bolsa

Una de las bases para ahorrar es que seamos capaces de controlar los gastos que tenemos, no solo aquellos que podamos considerar como “grandes”, sino también los más pequeños del día a día.

Una vez tenemos este punto claro, poco a poco iniciamos el camino para poder conocer cómo invertir el dinero que hemos o vamos ahorrando, como dice el autor en el libro “hacer que el dinero trabaje para ti”.

Para ello, también tenemos que considerar otros puntos como por ejemplo: la inflación y cómo afecta, saber qué es el interés compuesto (el interés producido cuando se reinvierten de nuevo el capital más el interés producido por una primera inversión) y la regla del 72 (72 / interés), de esta manera seremos capaces de calcular cuánto tiempo se necesita para doblar el dinero que se va a invertir.

También hace hincapié en que, antes de decidirnos por alguna opción de inversión, tenemos que conocerlas con más detalle, ver qué rentabilidad nos pueden proporcionar y el riesgo que queremos asumir en nuestra inversión.

Al igual que en cualquiera de las opciones de inversión, es clave la diversificación en empresas y en tiempo (no hacer todas las inversiones a la vez). Tener una cartera diversificada nos va a permitir obtener rentabilidad por lo invertido de forma constante y reducir nuestra exposición al riesgo.

Y por último y no por ello menos importante, hace referencia a lo que llamamos colchón económico o de seguridad. Destacando distintos niveles de colchón, siempre considerando que no debemos invertir aquel dinero que podamos necesitar en un futuro próximo y para cubrir imprevistos que puedan surgir: reserva cotidiana, de 1ª emergencia y 2º reserva de emergencia.

Si pudiéramos resumir el mensaje del libro: es un libro que nos da una perspectiva general sobre algunas de las opciones que hay a nuestra alcance para invertir, cómo funcionan y destaca sus ventajas e inconvenientes.

Preguntas frecuentes fiscalidad crowdlending (Renta 2016)

Con frecuencia nos realizan preguntan sobre las retenciones practicadas sobre los intereses recibidos de los préstamos en los que participan nuestros usuarios. Hoy en nuestro blog os resolvemos las preguntas más frecuentes a este respecto para la declaración de la renta del ejercicio fiscal 2016

  1. Los intereses devengados en los préstamos de crowdlending, ¿están sujetos a una retención fiscal?

Los intereses generados por la inversión en un préstamo de crowdlending son rentas de capital y por tanto tienen el mismo tratamiento fiscal que los intereses bancarios corrientes, formando parte de la base imponible del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas o de Sociedades, como rendimiento del capital mobiliario.

Los intereses generados por la participación en los préstamos en crowdlending, están sujetos al Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) en concepto de rendimiento del capital mobiliario. En concreto se rige por el artículo 25 “Rendimientos íntegros del capital mobiliario” de la Ley 35/2006 del IRPF, al tipo impositivo legal que marca la Agencia Tributaria que, actualmente es el 19%.Captura

  1. ¿Quién tiene la obligación de realizar la retención y declararla a la Agencia Tributaria?

Aunque la obligación de practicar la retención es de la empresa que ha contraído el préstamo, en Grow.ly practicamos, por indicación de los prestatarios, la retención correspondiente a los intereses percibidos por nuestros inversores. Dicha retención se declara e ingresa en la Agencia Tributaria

Al cierre de cada ejercicio fiscal, nuestros inversores reciben de Grow.ly un certificado con información fiscal donde se detallan las retenciones practicadas por cada préstamo. Esa misma información le deberá aparecer en el borrador que la Agencia Tributaria le remita para su declaración de la renta del ejercicio correspondiente.

  1. ¿En qué casilla me debe de aparecer en mi declaración de Hacienda los rendimientos de capital obtenidos por mis inversiones en crowdlending?

Los intereses devengados en los préstamos por su naturaleza son “Rendimientos explícitos de capital mobiliario”, y deberían de figurar en la casilla 022, dentro del apartado “Rendimientos del capital mobiliario a integrar en la base imponible del ahorro”.

  1. ¿Es deducible la tarifa de administración de la base imponible?

En referencia a la deducción de gastos el artículo 26 de la Ley 35/2016 estipula lo siguiente:

“Tienen la consideración de gastos deducibles exclusivamente los gastos de administración y depósito de valores negociables, y no es admisible la deducción de ningún otro concepto de gasto.

A estos efectos, se consideran gastos de administración y depósito aquellos importes que repercutan las empresas de servicios de inversión, entidades de crédito u otras entidades financieras que, tengan por finalidad retribuir la prestación derivada de la realización, por cuenta de sus titulares, del servicio de depósito de valores representados en forma de títulos o de la administración de valores representados en anotaciones en cuenta.

No serán deducibles las cuantías que supongan la contraprestación de una gestión discrecional o individualizada de carteras de inversión, en donde se produzca una disposición de las inversiones efectuadas por cuenta de los titulares con arreglo a los mandatos conferidos por éstos”.

Con carácter de prudencia, entendemos que no estamos incluidos en los supuestos descritos en el artículo antes mencionado y por lo tanto no sería deducible nuestra tarifa de administración a día de hoy.

  1. ¿Puedo declarar una cuota que tengo impagada como una “pérdida patrimonial”?

Para poder declarar un posible impago como una pérdida patrimonial, de acuerdo a los conceptos que estipula el artículo 33 de la ley 25/2016 de IRPF,  sólo se podría declarar como una pérdida en los supuestos en los que los préstamos en los que participe se consideren fallidos, es decir, sin posibilidad de recobro (préstamos en los que, por ejemplo, se pueda haber producido una quita o donde se haya producido un concurso de acreedores).

En el caso de que esté en algún supuesto que se pueda considerar como fallido, desde Grow.ly le habremos mandado un certificado fiscal donde se ha incluído el importe de los préstamos fallidos para que los pueda declarar como una pérdida patrimonial en su declaración de IRPF. Mientras los préstamos estén impagados hay posibilidad de recuperación y es por eso que desde la Agencia Tributaria no se permite que nuestros inversores puedan declarar estos otros impagos como una pérdida.

Analizando el balance de una empresa – el patrimonio neto (VI)

En posts anteriores hemos analizado cómo emplea la empresa el dinero que ha recibido: lo invierte en inmuebles, inversiones financieras, compra de existencias, financiar sus ventas vía aplazar cobros (clientes) o tesorería. En este blog hablaremos sobre cómo obtiene la empresa la financiación que le hace falta para desarrollar su negocio.

Iniciamos este apartado con el análisis de los tradicionalmente llamados “fondos propios” o “patrimonio” de la empresa. Lo primero que hemos de pensar es que esos fondos “No” son propios, son de sus accionistas y por tanto son “ajenos”. Es una deuda de la empresa con sus socios los cuales esperan que la empresa le devuelva con creces y por lo tanto no lo hacen a fondo perdido.

Using new technology

Estructuralmente es la deuda de la empresa a más largo plazo, se incluye en el haber y es la que responde de las demás deudas

La regulación española exige que para constituir una sociedad exista un capital mínimo: 3.000€ cuando es una sociedad limitada y 10.000€ cuando es anónima. Este capital puede constituirse mediante una aportación dineraria, que es lo más habitual, o mediante la entrega de bienes adecuadamente valorados. En el caso de las SA un tercero independiente (perito) debe hacer una valoración de los bienes aportados para evitar fraudes a terceros o “malentendidos” entre los socios. Se permite que se hagan aportaciones parciales del capital (25% mínimo) al constituirse, debiendo constar este aspecto en la contabilidad de la empresa, y siendo la parte no desembolsada un derecho de la sociedad contra sus accionistas.

El capital es una pieza esencial para afrontar cualquier empeño empresarial. Difícilmente un negocio o empresa puede triunfar sin un respaldo económico de los socios a la empresa y este apoyo queda reflejado en el capital. Un empresario no debe esperar que haya terceros (bancos, proveedores,..) que aporten y arriesguen más dinero que él y por tanto le presten o fíen más de lo que él lo hace.

¿El patrimonio es exclusivamente el capital? Hay más elementos que componen el patrimonio. La prima de emisión refleja el más valor que un accionista paga sobre el valor nominal de una acción. No suelen existir al constituirse las sociedades, pero si es común cuando posteriormente se incorporan nuevos socios vía ampliación de capital. Haciéndolo el socio nuevo aporta más dinero no solo por el capital que se amplía sino también en proporción a las reservas acumuladas o valor intrínseco de la empresa.

Otra partida fundamental son las reservas. Las constituyen los beneficios que genera la empresa y no reparte a sus socios. Existe la obligación legal de alcanzar un mínimo de reservas (denominada reserva legal) que hay que detraer del beneficio del año y unas reservas voluntarias que estas, una vez constituidas, si son de libre disposición.

Reservas de revalorización permite, siempre que haya una ley que lo autorice, reflejar el más valor de un activo como una mayor reserva sin tributar por ello. Si no hay ley, se puede hacer pero pagando impuestos, y no iría en este apartado.

Por último están los “resultados del ejercicio” que reflejan el beneficio del año anterior. Normalmente una empresa el beneficio lo distribuirá en tres apartados. El primero para el estado vía impuesto de sociedades, el segundo puede ser una retribución para los socios vía dividendo (cuantos más socios haya más habitual es pagarlo, por el contrario en sociedades unipersonales el socio con su sueldo se siente pagado) y, en tercer lugar, para incrementar reservas. Es conveniente conocer la política de dividendos de la empresa.

Pero el patrimonio de la empresa también puede disminuir. Lo más peligroso es cuando es por motivo de pérdidas. Se aplican directamente contra las reservas y estas disminuyen. También puede reducirse por voluntad de los socios y hay múltiples formas: la más común es distribuir dividendos con cargo a reservas acumuladas pero otra buena opción es reducir capital vía amortización de acciones o reducción de su valor nominal (buena opción pues no tributa).

En cualquier caso la reducción de patrimonio hay que “publicitarla” y explicarla para que los acreedores sean conocedores de la disminución del patrimonio neto de la empresa.

¡Ojo! Cuando en una empresa por motivo de pérdidas reduce un porcentaje establecido por ley de su capital está obligado a reponer o a disolverse.