Dotaciones



Grow.ly, atendiendo a su vocación de transparencia e información a sus inversores, ha establecido un modelo de asignación de dotaciones de los préstamos que se encuentran en situación de impago para dar una estimación del potencial efecto de los mismos sobre la rentabilidad de la cartera.


Para ello ha utilizado los criterios establecidos en la circular 4/2016 de 27 de abril del Banco de España que establece como riesgo dudoso por razón de la morosidad aquellos que tengan algún importe vencido por principal, intereses o gastos pactados contractualmente, con más de 90 días de antigüedad, salvo que proceda clasificarlos como fallidos.


Como fecha de antigüedad se considera la fecha de la cuota impagada más antigua. La provisión se realizará sobre el capital total del préstamo atendiendo al siguiente calendario en función de la antigüedad:


MESES DÍAS DOTACIÓN
3 a 6 90 a 180 días 40%
6 a 9 180 a 270 días 55%
9 a 12 270 a 360 días 65%
12 a 15 360 a 450 días 75%
15 a 18 450 a 540 días 80%
18 a 21 540 a 630 días 90%
> 21 meses > 630 días 100%

Riesgo Fallido:


En esta categoría se incluirán:

  • La parte de los préstamos en quita de un concurso de acreedores.

  • Las operaciones dudosas por razón de morosidad cuando tengan una antigüedad en la categoría superior a cuatro años o, antes de alcanzar esta antigüedad, cuando el importe no cubierto con garantías eficaces se haya mantenido con una cobertura por riesgo de crédito del 100 % durante más de dos años, salvo que cuenten con garantías reales eficaces que cubran al menos el 10 % del importe del préstamo.

  • Los préstamos que por análisis individualizado se considere remota su recuperación debido a un deterioro notorio o irrecuperable de la solvencia de la operación o del titular.

Por otra parte, recordamos que, para poder declarar un posible impago como una pérdida patrimonial, de acuerdo a los conceptos que estipula la Ley de IRPF (Ley 35/2006, de 28 de noviembre) permite su consideración como pérdida patrimonial pero conforme a unos requisitos y unas reglas de imputación temporal que determinan el momento en el que se puede entender que la pérdida es efectiva e incluirla en la declaración de IRPF.


El artículo 14.2.k) prevé lo siguiente:


“k) Las pérdidas patrimoniales derivadas de créditos vencidos y no cobrados podrán imputarse al período impositivo en que concurra alguna de las siguientes circunstancias:


  • Que adquiera eficacia una quita establecida en un acuerdo de refinanciación judicialmente homologable a los que se refiere el artículo 71 bis y la disposición adicional cuarta de la Ley 22/2003, de 9 de julio, Concursal, o en un acuerdo extrajudicial de pagos a los cuales se refiere el Título X de la misma Ley.

  • Que, encontrándose el deudor en situación de concurso, adquiera eficacia el convenio en el que se acuerde una quita en el importe del crédito conforme a lo dispuesto en el artículo 133 de la Ley 22/2003, de 9 de julio, Concursal, en cuyo caso la pérdida se computará por la cuantía de la quita. En otro caso, que concluya el procedimiento concursal sin que se hubiera satisfecho el crédito salvo cuando se acuerde la conclusión del concurso por las causas a las que se refieren los apartados 1.º, 4.º y 5.º del artículo 176 de la Ley 22/2003, de 9 de julio, Concursal.

  • Que se cumpla el plazo de un año desde el inicio del procedimiento judicial distinto de los de concurso que tenga por objeto la ejecución del crédito sin que este haya sido satisfecho.

Cuando el crédito fuera cobrado con posterioridad al cómputo de la pérdida patrimonial a que se refiere esta letra k), se imputará una ganancia patrimonial por el importe cobrado en el período impositivo en que se produzca dicho cobro.”


En el caso de que esté en algún supuesto que se pueda considerar como fallido, desde Grow.ly le habremos mandado un certificado fiscal donde se ha incluido el importe de los préstamos fallidos para que los pueda declarar como una pérdida patrimonial en su declaración de IRPF. Mientras los préstamos estén impagados hay posibilidad de recuperación y es por eso que desde la Agencia Tributaria no se permite que nuestros inversores puedan declarar estos otros impagos como una pérdida.


Esta información es de carácter general, y en ningún caso puede entenderse como una opinión profesional ni como asesoramiento jurídico-tributario.


Finalmente recordar que se trata de una estimación proporcionada por el Banco de España con criterios de prudencia y atendiendo a los comportamientos históricos de los deudores, sin embargo, se trata de una estimación y en consecuencia el resultado final de cada préstamo dependerá de la situación y comportamiento de cada deudor en concreto